fbnoscript
24 de enero de 2013 | #1255

Mirador de la izquierda

Dos escisiones han sido el tópico de la izquierda en este principio de 2013. Una, en el PCR, ha desgajado el Comité por la Reconstrucción del Comunismo Revolucionario (CRCR), y la otra, del Frente Popular Darío Santillán (FPDS), la Corriente Nacional.
La escisión en el PCR tiene su centro en Capital y Tucumán, pero se encuentra en pleno desarrollo. El sitio oficial del PCR y su periódico (Hoy, 16/1) se ocupan en forma central del tema: "ellos dicen -retruca Otto Vargas- que hacemos mal en golpear como enemigo principal a los Kirchner". El periódico Hoy, sin embargo, desmiente a su dirigente mayor al exhumar una autocrítica de carácter interno de hace un año por haber concurrido a la cena realizada el 1 de diciembre 2011 en la Sociedad Rural, organizada por la Fundación Alvarado, ligada a El Tejar -uno de los pool de siembra multinacionales de mayor importancia en el país. O sea que lo que el PCR define como ‘golpear a los Kirchner' sería el pretexto para una alianza con la patronal de la soja. En la 125, el PCR presentaba esta concomitancia con el capital sojero como el sueño por fin realizado de la alianza obrera-campesina. La Fundación Alvarado está orientada a trabajar con movimientos sociales (básicamente cooperativas de trabajo y empresas recuperadas), de ahí su relación estrecha con la CCC. Según la flamante CRCR, la Fundación habría aportado al sostenimiento de las organizaciones orientadas por el PCR. Hoy no recoge otra denuncia del CRCR, el financiamiento a Renacer: la cooperativa de trabajo de Tierra del Fuego, ex Aurora Grundig, por parte del Banco Santander. "A través del Grupo El Tejar -www.eltejar.com- pudieron conectarse con el Banco Santander Río, que sin pedirles garantía les financió, en principio y como prueba, un pequeño volumen de aproximadamente 450 mil pesos para la fabricación de 2.700 microondas para la firma Garbarino. Con la llegada del Santander, se sortearon los incidentes políticos y se generó más confianza local". De acuerdo a Mónica Acosta (dirigente de la CCC y reconocida líder de Renacer, según el PCR). "Fue importantísimo su apoyo ante la mirada de los bancos locales, que son muy burocráticos con las cooperativas. A su vez, esto nos permitió discutir un plan estratégico a largo plazo incorporando también capacitaciones". Son extractos de un artículo publicado por Visión Sustentable (periódico digital empresario, www.visionsustenble.com.ar, 12/5/2012). En lo que respecta a la escisión del FPDS, el texto de los disidentes es críptico. Denuncia un período de debates de no menos de tres años en los que surgieron diferencias de distinto orden: "cómo hacer posible y realmente efectivo para millones de argentinas/os una alternativa de país y sociedad ante el actual capitalismo neodesarrollista. Diferencias en las concepciones sobre el/los sujetos populares del Cambio Social y la construcción de marcos de confianza para avanzar en procesos de unidad superadores de las organizaciones populares". En su parte más explícita, señala diferencias "sobre la disputa de la estatalidad mediante los mecanismos electorales", posición sobre la que toman partido más adelante, confesando la necesidad de "organizar la disputa de la estatalidad" a través de elecciones. En síntesis, han resuelto intervenir en elecciones, separándose de quienes no comulgan con esta idea y se orientarían a hacerlo con La Mella. El texto de presentación, relativamente largo, establece un punto de partida preocupante para disputar "la estatalidad", sea en elecciones o no. Caracteriza al "modelo" K como "un proyecto que ha comprendido que la gobernabilidad luego de la rebelión popular de 2001 sólo es posible a través del reconocimiento de las demandas populares, forjadas en los años de resistencia al neoliberalismo". No dice, sin embargo, si esas demandas populares han sido satisfechas, o fueron sacrificadas a la ‘gobernabilidad’. Admite, con algún esfuerzo, que el kirchnerismo “ha restringido, a su vez, ese reconocimiento a la convivencia pacífica entre opresores y oprimidos y ha abonado a una construcción política ‘por arriba’ en la cual la potencia transformadora del pueblo trabajador se vio limitada”. Una de cal, otra de arena; nada por aquí, nada por allá. Cuando enumera "los avances de nuestro pueblo", repite el disco rayado del oficialismo, para luego corregir que "estos avances populares deben ser profundizados, pues no parecen (¡no parecen!) formar parte de un proyecto genuino y global de Cambio Social", y que "el neodesarrollismo tiene... límites propios de cualquier capitalismo" tales como el saqueo de los bienes comunes y la precarización de la vida del trabajador. Finalmente, proponen construir "una opción de orientación socialista". Deberíamos suponer que están buscando algún armado electoral para el año que corre. En el caso del PTS, La Verdad Obrera reitera la necesidad de "clarificar la discusión programática de cara a los acontecimientos que vivimos en 2012". Es una afirmación curiosa, porque los acontecimientos de 2012 y las posiciones programáticas de unos y de otros han sido, sin embargo, muy claras. El Frente de Izquierda parte de esta delimitación. "El Socialista", de IS, en cambio, dice en forma nítida "¡Vamos con el Frente de Izquierda", y puntualiza la necesidad de presentar una alternativa en las provincias en las que se adelantan las elecciones, y llama a prepararse para enfrentar y derrotar las internas, que vuelven a constituir un arma de proscripción para la izquierda.

Christian Rath

Compartir

Comentarios