fbnoscript
7 de febrero de 2013 | #1256

Lázaro Cárdenas

Cuando a Claudio Katz le preguntaron, en Sudestada: "¿Por qué la izquierda orgánica y dispersa no ha salido/no ha podido articular una alternativa real y visible durante los diez años de gobiernos K?", respondió: "han pesado las posturas erróneas frente a los choques del gobierno con la derecha... Esta ceguera pareció amainar frente a la estatización de las AFJP, pero volvió a irrumpir ante la expropiación de YPF. Construyendo un mundo al revés, algunos observaron reprivatizaciones donde hubo nacionalizaciones y vaciamiento donde se comenzó una recuperación. Es la miopía que no tuvo Trotsky frente a Cárdenas" (http://argenpress.info/2012/11/cristinismo-progresismo-y-cacerolazos.html)

Que la memoria no nos traicione. El FAP en pleno, Proyecto Sur, el PC, la llamada "izquierda independiente", la Mella (que la consideró "un paso adelante"), el MST ("insuficiente, pero...") apoyaron la supuesta expropiación de YPF. Es decir la polémica no es con la "izquierda" sino con el Frente de Izquierda. A CK todavía no le informaron que YPF sigue siendo una sociedad anónima que cotiza en Bolsa, con accionistas extranjeros, que está tramitando acuerdos con Chevron. Si esto no es ‘reprivatización', ¿qué cosa es?

Dicho esto, ¿resiste algún análisis comparar a CFK con Cárdenas? La explotación petrolera en México estaba en1938 en manos de varias empresas entre las que sobresalían la norteamericana Standard Oil (Exxon) y la angloholandesa Royal Dutch. En cifras, el 60% del petróleo estaba en manos inglesas y el 39,2% en manos norteamericanas. Tras el decreto de expropiación las 17 compañías extranjeras fueron puestas bajo la administración del estado mexicano comprometiendo una indemnización indeterminada sobre la base de una valuación de los activos en superficie y en base a un porcentaje de las ganancias que rindiese la explotación nacional de los campos expropiados. Menos de tres meses después del decreto Lázaro Cárdenas creaba la Empresa Estatal Mexicana de Petróleo, Pemex, como propietaria de la totalidad del sector petrolero de México y la Distribuidora de Petróleo Mexicana, a cargo de la venta. Es decir, la totalidad de la industria pasó a manos del estado bajo un mando único y el Estado se hizo cargo de la explotación y comercialización del recurso. Una nacionalización en el sentido histórico del término porque supuso una estatización completa de la propiedad y una ampliación de la dominación social del Estado. No por casualidad Gran Bretaña y Estados Unidos lanzaron un bloqueo a las exportaciones de petróleo mexicano, exigiendo la devolución de sus propiedades, y el imperialismo inglés financió una contrarrevolución abortada por una enorme movilización popular.

En retirada, las empresas expropiadas reclamaron 408 millones de dólares en concepto de indemnización y el gobierno terminó acordando el pago de 160 y en 20 años. ¿Qué tiene que ver "esta medida de defensa nacional altamente progresista" con la chevronada de CFK, encabezada por el Schlumberger Galuccio?

Compartir

Comentarios