fbnoscript
2 de mayo de 2013 | #1266

Triunfo popular contra el gobierno

Una nueva etapa política

La intendencia de la capital salteña sufrió una nueva crisis que la enfrentó, como en el impuestazo, a la denuncia y movilización popular. Durante el verano, el intendente Isa aprobó -a referéndum del concejo, una ordenanza que habilitaba una zona industrial en San Luis, distrito residencial de la capital. San Luis adolece de serias deficiencias en servicios y obras estructurales. Frente a la perspectiva de un futuro colapso sanitario y ambiental, los vecinos se movilizaron a exigir que el Concejo derogue la ordenanza. El oficialismo respondió dejando a las sesiones sin quorum, y atacando mediáticamente la movilización. Inclusive Urtubey defendió públicamente a Isa, tildando a los vecinos de alarmistas. Pero la lucha se reforzó, ganando el apoyo popular. Los vecinos destruyeron los argumentos acerca de la factibilidad del proyecto y denunciaron los negociados con la tierra que Isa y Urtubey esconden detrás. En retroceso, la intendencia propuso la suspensión de la ordenanza mientras intentaba dividir al movimiento, pero no hizo más que precipitar su propia derrota: en la última sesión de Consejo, el oficialismo se partió, ante la imposibilidad de quebrar la presión vecinal. Dos de sus miembros, los romeristas y el derechista PPS, terminaron votando la derogación de la ordenanza junto al PO, a contramano de su histórica línea de apoyo a los negocios con el suelo.

Un gran aprendizaje político

Tras años de imponer negociados en el Concejo, el oficialismo sufrió un revés en manos de los vecinos movilizados. La especulación inmobiliaria, los impuestazos y el vaciamiento municipal, son afrentas que la población ya no está dispuesta a tolerar. El romerismo intenta coquetear con un proceso que potencialmente lo excede; es un pilar de la intendencia y sus denuncias se centran en algún funcionario, exculpando al intendente. La crisis va enfrentando al régimende los Urtubey, Isa y Romero con la población. Luego de la derogación, Isa explicaba que la movilización de San Luis, al igual que la lucha contra el impuestazo, era un producto artificial del PO. Con su mentalidad policíaca, reconocía deformada y negativamenteel rol político de un partido, que tras años de luchas y denuncias, influye notablemente en la crisis. La victoria alcanzada nos anima a una lucha más amplia para terminar con los negociados de la tierra y el desquicio urbano de la política capitalista en la Ciudad. Los concejales del PO exigimos también crear un fondo de emergencia para la obra pública mediante el revalúo de once predios urbanos especulativos que pagan impuestos rurales. Además, seguimos con la exigenciade que se destine el 40% del suelo urbano ocioso a un plan habitacional-ambiental de acceso universal. Arturo Borelli, concejal del PO en Salta Capital

Compartir

Comentarios