fbnoscript
27 de junio de 2013 | #1274

Siete semanas y media

El Frente de Izquierda completó la inscripción de listas en la abrumadora mayoría del país -diecinueve provincias, que reúnen más del 80% del padrón electoral. La batalla por ingresar al Congreso se concentrá fuertemente en Capital (Altamira), Buenos Aires (Pitrola), Córdoba (Liliana Olivero) y Salta (Pablo López), y también en la lucha por ingresar a la Legislatura bonaerense (C. Castillo) y a la Legislatura porteña (Ramal).

Transición política

El cierre de listas ha dejado un cuadro político donde predomina una ambigüedad interesada. La inscripción de la lista de Massa viene al caso, porque encubre con figuras conocidas (Gianola, Mirta Tundis) a los que cortan realmente el bacalao -los intendentes de la especulación inmobiliaria, los candidatos del macrismo y el de la UIA, De Mendiguren. El personal de Techint, que acompañó a Duhalde primero y a los K después, se pasa al ‘poskirchnerismo’. Se anota incluso una parte de la burocracia sindical de la CGT de Caló.

En su primer reportaje, Massa apoyó el blanqueo de capitales y los "cedines", o sea, las medidas que buscan tender un puente a la devaluación y a un nuevo endeudamiento internacional.

El principal candidato del gobierno -Insaurralde, de Lomas de Zamora- es un clon de Massa, ligado a los privatizadores y a la patria contratista e inmobiliaria del conurbano. Muy atrás quedaron los "unidos y organizados". Scioli se quedó con los K con el pretexto de evitar lo que llamó un derrumbe institucional. La verdad es que no quiere que algún otro gobernador K lo desplace de la puja con Massa, Macri y De la Sota para 2015. La lista de estos nombres muestra el grado de derrumbe del ‘proyecto eterno’. A la eternidad se llega en un instante.

El campo centroizquierdista es el más mentiroso de todos, porque cualquiera sea el desenlace de la interna, el resultado será una lista poblada de devaluadores y banqueros. Hasta Donda habla de ‘desfasaje cambiario’, muy suelta de cuerpo. Binner, después de todo, quiere un dólar más alto para los sojeros.

El turno de agosto

La manipulación es fabulosa. Massa reivindica el fallo Badaro, mientras apoya cedines, blanqueos y devaluaciones.

Solanas y Carrió apoyan una interna que tiene condimentos para todos los gustos, pero que deben confluir en una ensalada única. Carrió se presenta como la Juana de Arco contra la corrupción al lado del asesor del megacanje de De la Rúa, el JP Morgan Prat Gay -un monumento a la corrupción, porque subió la deuda externa un 20% en un abrir y cerrar de ojos.

En una escala descendiente aparecen también los viudos del centroizquierda -Lozano y Bodart- con la esperanza de embolsar un porcentaje del voto que tiende cada vez más hacia la izquierda clasista. El ‘asambleísta’ Luis Zamora no ha reunido lo necesario para un cenáculo. Es necesario derrotar estas variantes, que buscan bloquear un desarrollo impetuoso del Frente de Izquierda.

La rebelión popular en Brasil y el violento desplazamiento de la crisis mundial hacia China son testimonios de la vigencia del Frente de Izquierda como una alternativa que conjuga y rima con la historia. Expresan el impasse capitalista y la bancarrota del centroizquierda y del reformismo. Todos los que participan de las primarias han reivindicado y siguen reivindicado al ‘lulismo’. Asistimos a un nuevo viraje histórico en América Latina, que el Partido Obrero ha pronosticado en forma sistemática como sustento de nuestra estrategia política.

Convocamos a los trabajadores, en especial a la clase obrera y al electorado, a no desperdiciar el voto en las "internas" que encubren una sucesión pactada del kirchnerismo. Llamamos al electorado popular del kirchnerismo a operar un cambio de frente mucho más decisivo -¡hacia la izquierda!- que el que ejecuta la burguesía que se benefició con el ‘proyecto’ K en función de un recambio ‘indoloro’.

Convocamos a votar al Frente de Izquierda en agosto y asegurar el pasaje a octubre. La izquierda revolucionaria al Congreso, para dar una lucha parlamentaria con los métodos de los trabajadores.

Compartir