fbnoscript
21 de noviembre de 2013 | #1294

Provincia de Buenos Aires: Presupuesto con impuestazos y mayor precariedad laboral

Con la derrota electoral a cuestas, Daniel Scioli necesita que se aprueben las leyes de Presupuesto y Fiscal (tarifas), antes de que el oficialismo pierda la mayoría en ambas cámaras. En esta carrera contra el tiempo, el gobernador anunció "un diálogo político" con la oposición.

El agujero fiscal asciende a más de 20.000 millones de pesos (un 50% superior al pautado en el presupuesto anterior). La deuda provincial -de 82.780 millones de pesos- se duplicó en los últimos seis años. Para 2014 hay vencimientos de capital e intereses de la deuda por 14.500 millones y un pedido de nuevo endeudamiento por 11.500 millones. La "nueva deuda" incrementará la carga impagable de los bonos nominados en dólares, que se potencian por la devaluación del peso.

El Presupuesto 2014 viene atado a un aumento del 18% sobre el impuesto inmobiliario, que afecta a la vivienda y encarecerá los alquileres, incluidos los comercios. El pretexto del aumento es destinarlo a seguridad.

El Presupuesto prevé un gasto total de 180.000 millones de pesos para todo 2014, pero el de 2013 cierra con una ejecución que está por encima de los 160 mil millones de pesos. O sea que Scioli presenta un dibujo. Por otra parte, los 180.000 millones no contemplan la pauta de aumento salarial para los empleados públicos y docentes. Esta "omisión" se ha convertido en un clásico; en la provincia miles de docentes no cobran siquiera regularmente sus salarios. Sin pauta salarial, se deja en pie todo el edificio de precarización laboral, contratados, monotributistas y becarios del Estado provincial.

La negociación del presupuesto con la "opo" lleva al cambio de gabinete, que empezaría por la directora general de Escuelas. El "cese" de Nora de Lucía daría nuevo aire al derrumbe sin parangón de la educación pública. En estas condiciones, difícilmente Massa se tire contra la "tasa de seguridad", como tampoco De Narváez. Stolbizer y los radicales adelantaron que también votarían a favor del presupuesto si incluye una partida específica para los inundados del 2 de abril. Pero esto implica dejar incólume el 99% del presupuesto ajustador. El eje de las negociaciones pasará, al igual que el año pasado, por las transas con los intendentes, por las transferencias directas de recursos a los municipios.

El Partido Obrero en el Frente de Izquierda rechaza el presupuesto del ajuste, el impuestazo y el congelamiento salarial, y plantea la reapertura inmediata de las paritarias y aguinaldo extra en diciembre, no inferior a los 2.000 pesos.

Compartir