fbnoscript
12 de diciembre de 2013 | #1297

Vamos por lo nuestro

La miseria salarial y la carestía galopante estallaron por un costado impensado.

La Policía -encargada de reprimir a quienes luchan por sus reclamos- se amotinó por sus salarios.

Para cerrar la crisis, el gobierno nacional y sus gobernadores otorgaron aumentos salariales que oscilaron entre el 50 y el 100 por ciento.

De este modo, el ajuste que ellos traman contra el pueblo, con paritarias del 20 por ciento, cuando la inflación ya supera el 30, sufrió un golpe demoledor.

El salario igual a la canasta familiar -defendido por el Frente de Izquierda en la campaña electoral- será cobrado por las fuerzas represivas.

Ante el temor a que se generalice una lucha salarial, el gobierno que reforzó los efectivos y presupuestos de las policías de la represión, el gatillo fácil y la alianza con el delito organizado, salió ahora a acusarlas de “desestabilizadoras”.

Es el mismo temor que embargó a los opositores tradicionales, tan dependientes de las patronales como el oficialismo.

Por eso, de emergencia, formaron una Santa Alianza en el Congreso contra la generalización de la lucha salarial.

Pero los trabajadores no podemos esperar.

Más de la mitad cobramos salarios menores a 4.000 pesos y el 40 por ciento estamos en negro.

La crisis ha detonado una reacción obrera: en Neuquén, en Catamarca, en Chaco y en Córdoba, por mencionar sólo algunos casos, los estatales, enfermeros y maestros han salido a las calles.

Reclaman la canasta familiar, que no baja de 8.000 pesos, como salario mínimo.

A partir de este claro planteo, es necesario que los trabajadores debatamos un programa y una lucha.

En oposición al caos económico y político al que quieren condenarnos los que gobiernan, hagamos emerger una salida de los trabajadores.

• Salario mínimo vital y móvil de 8.000 pesos.

• Doble aguinaldo o bono extraordinario de fin de año para todos.

• Reapertura de las paritarias, indexación automática de acuerdo con la inflación.

• Derogación del impuesto al salario.

• 82 por ciento móvil para los jubilados, por una Anses dirigida por trabajadores y jubilados electos.

• Abajo el tarifazo. Nacionalización de las empresas privatizadas bajo control obrero.

• Desconocimiento de la deuda usuraria con el capital financiero.

• Desprocesamiento de todos los luchadores; juicio y castigo a los responsables de gatillo fácil y de todos los casos de impunidad.

Compartir

Comentarios