fbnoscript
19 de diciembre de 2013 | #1298

Neuquén: a las calles, por los 10 mil de inicial

Al cierre de esta edición, los trabajadores de la salud de todos los hospitales de la provincia rechazaron la propuesta de aumento salarial ofrecida por el gobierno por insuficiente. La aceptación del 35% de aumento por parte del gremio de profesionales no ha mermado los ánimos de lucha del resto de los trabajadores de la sanidad, quienes se encuentran organizados en una asamblea interhospitalaria. La huelga mantiene paralizados a todos los hospitales provinciales. Los trabajadores de la salud de Neuquén se encuentran a la vanguardia de la lucha por el salario igual al costo de la canasta familiar -los "10 mil de piso".

Crisis del régimen y el amotinamiento policial

El amotinamiento policial en Neuquén es la expresión de la aguda crisis del régimen político del MPN.

Los policías se atrincheraron pocos días después de haberse anunciado la cadena perpetua al oficial Claudio Salas, asesino de Braian Hernández. Este hecho fue un golpe al régimen represivo y de gatillo fácil, luego del alevoso asesinato de un chico que conmovió a la población. Pero además el fusilamiento de Willy Gutiérrez, testigo clave en la causa, ponía al desnudo el terror policial en los barrios. Entre las reivindicaciones policiales estaba la solidaridad con el oficial de "gatillo fácil" condenado.

En pocos días el gobierno cedió a los reclamos de la desprestigiada policía, otorgando un aumento del 63% con un sueldo de 10.000 pesos para el policía inicial y el compromiso de no aplicar sanciones ni descuentos.

Esta actitud de Sapag, contrastó con la negativa de aumentos salariales o adelantamientos de las cuotas que reclamaron docentes y estatales durante todo el año. La indignación se extendió en toda la provincia.

El propio gobernador derribó su pretexto de que "no hay plata" y le puso otro piso al salario inicial.

Aten nuevamente tomó la iniciativa de llamar al paro, la CTA hizo lo mismo ante las asambleas de los hospitales que ya lo estaban votando.

Diez mil por diez mil

La consigna que encabezó el parazo y marcha de diez mil personas fue "por 10 mil pesos para todos". Una asamblea interhospitalaria sesionó posteriormente en la plaza frente a Casa de Gobierno y resolvió parar por cinco días.

Se trataba de definir cómo seguir una lucha unificada por el reclamo salarial, algo que dejó en el aire la dirección de la CTA.

La intervención independiente de los trabajadores, a través de sus organizaciones sindicales, tenía la necesidad de desbloquear a una dirección de ATE y CTA atada a los compromisos (con el gobierno) de un convenio colectivo flexibilizador que acababa de firmarse. La burocracia sindical de la CTA intenta contener un reclamo que se organiza por fuera de sus alcances, especialmente en salud.

El derrumbe del sistema público de salud se manifiesta en la renuncia masiva de jefes de sectores en todos los hospitales, la falta personal e insumos, la extensión de jornadas laborales a 16 horas en el caso de enfermería y los magros salarios.

El gobierno, la oposición y la burocracia

Sapag intentó recomponer las cosas llamando a una negociación dividida entre médicos y enfermeros, pero la intentona fracasó. Entonces, apeló al decretazo que fue rechazado por quedar por detrás de la inflación y pretender atar el incremento a una mayor explotación. Ahora, se vale de las acusaciones de “desestabilización” para que no se extienda en conflicto, que se ha transformado en la columna vertebral de la protesta (la evacuación de pacientes a sanatorios privados llega a su límite).

Los luchadores se aferran a la necesidad del piso salarial de 10.000 pesos para hacer frente al cuadro de ajuste e inflación galopante. Es lo que corresponde en una provincia donde la canasta familiar alcanza los 13 mil pesos y cuando el gobierno destina subsidios a los empresarios y concede exenciones impositivas y garantías estatales a Chevron.

Ante la negativa de la dirección de ATE-CTA de llamar al paro general, Aten resolvió unificar con los trabajadores de salud, Desarrollo Social y Estadística y Censos en un paro y movilización el lunes 16.

La "oposición" tradicional del FPV y el NCN, por su lado, se rasgan las vestiduras y piden la renuncia del ministro de Salud Butigue. ¡Son unos impostores! Pues todos votaron el presupuesto de ajuste que ahora padecemos.

Ahora los trabajadores

El gobierno, que pretendió reforzar su aparato represivo para enfrentar las luchas contra el ajuste, se compró una crisis mayor. Quedó en evidencia una vez más la naturaleza reaccionaria del gobierno del MPN: para los Chevron y la policía que los cuida, todo; para la salud, la educación y los trabajadores, nada.

Los trabajadores debemos ocupar la calle por el adelantamiento de las cuotas salariales, la reapertura de las paritarias por un salario igual al costo de la canasta familiar, el doble aguinaldo y el fin del régimen de la impunidad y el gatillo fácil.

El 20 de diciembre se cumple un año del asesinato de Braian Hernández y del Argentinazo. Es la oportunidad para unificar un programa integral contra el régimen del ajuste y el gatillo fácil.

Queda planteada la necesidad de un congreso de bases de toda la CTA, que discuta un plan de lucha para imponer estos reclamos. El Partido Obrero se juega entero por esta perspectiva, para sacarse de encima a una camarilla reaccionaria que gobierna la provincia hace sesenta años al servicio de las petroleras y los especuladores.

Patricia Jure

En esta nota:

Compartir

Comentarios