fbnoscript
13 de febrero de 2014 | #1302

Estancias del Sur: por la expropiación bajo control obrero

Después de siete meses de suspensiones, el grupo Marfrig de Brasil ha parado la producción en el frigorífico Estancias del Sur. En diciembre fueron despedidos más de setenta compañeros precarizados. Los efectivos vienen cobrando entre 900 y 1.700 la quincena. Marfrig y el gobierno provincial responsabilizan al gobierno nacional por no liberar el precio de la carne. Pero este argumento es un fraude. La realidad es que Marfrig ha vaciado a Estancias al apropiarse de la cuota Hilton que se faenaba allí y que ahora se procesará en otras plantas del pulpo. La cuota Hilton obtiene 40 mil dólares por tonelada exportada a Europa -un precio absolutamente excepcional. Hace dos años, había ocurrido lo mismo con el frigorífico Colcar de Colonia Caroya, que dejó en la calle a más de 400 familias, por parte del grupo controlante, JBS de Brasil. El cierre del Colcar contó con la aprobación de la burocracia sindical y el Ministerio de Trabajo provincial, los cuales sólo atinaron a comprometer el pago de las indemnizaciones, que tampoco fueron abonadas en su totalidad. El Ministerio de Trabajo provincial, la patronal y la burocracia sindical resolvieron el parate de Estancias sin informar ni discutir la medida con los delegados, incluso sin la presencia ellos. La burocracia sindical pretendía, además, desorganizar al principal establecimiento justo en la fase final de las elecciones del sindicato (ver PO Nº 1.300).

Cuando los trabajadores de la planta respondieron con una asamblea general frente al sindicato, la conducción se fugó del local y se fue a la Casa de Gobierno. Desde ese momento, la burocracia puso al sindicato bajo la custodia permanente de una patota y la policía provincial.

La asamblea del 30 de enero resolvió desarrollar una fuerte campaña en defensa de la fuente laboral en las poblaciones de Unquillo y Río Ceballos. El frigorífico es la única fuente genuina de trabajo en la región. Como resultado de una nueva movilización a la Casa de Gobierno, el gobierno comprometió una ayuda económica a los trabajadores y la garantía de la fuente laboral y salarial.

En este marco de vaciamiento patronal y de movilización obrera, y ante el Ministerio de Trabajo de la Nación dictaminó la proscripción de la Lista Marrón, que aplica la burocracia, precisamente porque lucha junto a los trabajadores.

La última asamblea de Estancias, de la cual participó la diputada Cintia Frencia, del Frente de Izquierda por el Partido Obrero, votó un programa para enfrentar el vaciamiento y también un proyecto de ley consensuado con la comisión interna y el activismo que expresa "...se procederá a la expropiación de la misma, si los actuales o futuros propietarios decidieran discontinuar la actividad. En este último caso, la empresa mantendrá su funcionamiento bajo propiedad del Estado con control de una comisión de trabajadores elegidos por el conjunto del personal de la planta".

La asamblea también votó formar un nuevo sindicato para organizar a los miles trabajadores de la carne de toda la provincia. Las decisiones votadas son estratégicas en la situación de suspensiones y despidos que ha generado la crisis capitalista del gobierno K. El activismo que se nuclea en la Lista Marrón está empeñado en desarrollar una gran organización clasista, como conclusión de toda esta experiencia. El Partido Obrero lo apoya decididamente.

Jorge Navarro

Compartir