fbnoscript
6 de marzo de 2014 | #1304

Otro golpe a Monsanto

Cordoba - El 13 una nueva movilizacion

cordoba cintia frenscia monsanto

La Secretaría de Ambiente de De la Sota rechazó el estudio de impacto ambiental que presentó Monsanto para la planta que quiere instalar en la localidad de Malvinas Argentinas.

La resolución ministerial, junto al dictamen de la justicia de principios de enero, dejó a la multinacional sin posibilidades de continuar las obras civiles que había comenzado (y que estaban interrumpidas por un bloqueo que diversas organizaciones vienen sosteniendo en los portones de la planta desde hace 4 meses). La empresa deberá "corregir" algunas indicaciones y completar la información sobre otras para una nueva evaluación.

Movilización derrota represión

Más de 1.000 manifestantes recorrieron el 20 de febrero las calles de Malvinas hasta el municipio convocados por la Asamblea Malvinas Lucha por la Vida para exigir al intendente radical Arzani la firma de un decreto prohibiendo la instalación de la empresa, ya que él había declarado que si el estudio daba negativo así lo haría.

Decenas de policías provinciales y grupos de la guardia de infantería que habían aislado el palacio municipal fueron sobrepasados por la manifestación, a pesar de las balas de gomas y piedras que tiraban policías de civil. La movilización llegó a las puertas de la municipalidad y obligó al intendente a recibir una delegación ante la cual adoptó el compromiso de tomar una resolución en la semana entrante luego de reunirse con el gobernador.

El proyecto del Frente

De la Sota y Arzani están a fondo con Monsanto, pero se enfrentan al fuerte repudio de la población a Monsanto expresado en grandes movilizaciones, en festivales, en el bloqueo a la planta, junto a las resoluciones, desfavorables a la instalación, de las universidades y el dictamen de la Cámara del Trabajo, el cual prohíbe la continuidad de las obras civiles hasta tanto se apruebe la evaluación de impacto ambiental.

La estrategia del gobierno provincial es dejar que "las aguas se calmen", mejorar el estudio, dar tiempo a que Monsanto desarrolle una gran campaña comprando voluntades para autorizar la instalación.

El Frente de Izquierda, junto a los vecinos y organizaciones, presentó hace un año un proyecto de ley para que se prohíba la instalación de Monsanto en todo el territorio de la provincia. Ese proyecto tiene el aval de más de 10.000 firmantes.

En los primeros días de marzo nos movilizaremos para exigir la aprobación del mismo, porque la prohibición explícita es la única garantía que se cumplan las exigencias de la población y es acorde a los estudios realizados por catedráticos, peritos y científicos.

Eduardo Salas

Compartir

Comentarios