fbnoscript
29 de mayo de 2014 | #1316

Declaración de la Coordinadora Nacional de ex Trabajadores de YPF

EXCLUSIVO DE INTERNET

Los más de 30.000 ex trabajadores de YPF fuimos despedidos durante el proceso de privatización, por el cual YPF fue directamente entregada al capital extranjero.

En todo este tiempo, incluso con los enormes beneficios acumulados en más de una década, los trabajadores no fuimos reincorporados ni tampoco resarcidos con lo que nos correspondía por ser propietarios del 10% de las acciones de YPF. Por el contrario, los gobiernos que le sucedieron a Menem avalaron el fraude y el vaciamiento, incluido el actual gobierno kirchnerista, que a pesar de sus apelaciones a lo nacional y popular, permitió durante toda la década que Repsol repatriara el 90% de las utilidades y no invirtiera ni un peso en exploración, produciendo un vaciamiento de las reservas de petróleo con la consecuente crisis energética presente en el país.

La campaña del Gobierno en relación a que YPF fue recuperada a partir de la expropiación del 51% de las acciones a Repsol, en realidad oculta lo que fue una verdadera reprivatización, como quedó demostrado con el ingreso de las multinacionales Exxon, Chevron, etcétera, con la consecuente transferencia de la renta petrolera a sus casas matrices en Estados Unidos. Los bloques del oficialismo como de la oposición, incluso el FAP de Solanas, Lozano y De Gennaro que han hecho bandera contra la entrega del petróleo, votaron esta pseudoestatización.

Recientemente, se consumó otro vaciamiento de los recursos nacionales, al votarse en el Parlamento el resarcimiento de diez mil millones de dólares a Repsol, premiando a una compañía vaciadora y destructora del medio ambiente. El kirchnerismo pero también los bloques opositores de Moyano, Massa, PRO y Das Neves, entre otros, dieron su aval para beneficiar a la compañía y en el mismo acto les dieron la espalda a los ex trabajadores de YPF y sus familias, quedando una vez más desamparados y violentados en nuestros derechos. Debemos señalar que así como la burocracia peronista del Supe fue fundamental para la privatización y los despidos, en esta oportunidad el burócrata del sindicato petrolero, Pereyra, fue militante del resarcimiento a Repsol, que en su cláusula 7a, libra a esta compañía del pago de nuestras acciones vendidas fraudulentamente a la banca.

Pero los ex ypefianos no nos rendimos, como tampoco lo hacen cientos de trabajadores que hoy salen a la calle a defender sus fuentes de trabajo, frente a los despidos y suspensiones que producen las empresas. O como no bajaron los brazos, a pesar de los ataques, los docentes a nivel nacional, que dieron una gran batalla en defensa de su salario y la educación en general y derrotaron los topes por decreto.

Los ex ypefianos, hemos librado luchas heroicas durante todos estos años para lograr el resarcimiento correspondiente. Esta coordinadora se plantea un camino de organización y lucha independiente tanto del oficialismo como de la oposición, y de las burocracias, que han sido defensores de los intereses de las corporaciones petroleras en detrimento de los derechos laborales de todos nosotros. Convocamos a sumarse a todos los ex trabajadores de YPF y sus familias a desarrollar una campaña nacional por nuestro resarcimiento, convocando a la población de todo el país a apoyarla.

Impulsamos y nos pronunciamos por:

*una ley de resarcimiento a los ex trabajadores de YPF que presentará el Bloque Frente de Izquierda y los Trabajadores y el Partido Obrero, en el Congreso Nacional, con los siguientes puntos: * pago integral del Programa de Propiedad Participada y de los derechos adquiridos por cada ex trabajador, sin aportes del impuesto a las ganancias; * reincorporación de los ex agentes de YPF que así lo soliciten; * continuidad de los aportes jubilatorios y antigüedad; *actualización de los haberes de los hoy ex agentes jubilados, según los salarios actuales; * incorporación a YPF de los hijos y nietos de los ex agentes; *nacionalización de YPF y de todas las empresas petroleras sin indemnización: por una empresa nacional estatal única que funcione bajo el control y la gestión de sus trabajadores, por la nacionalización de la banca y un plan nacional energético controlado por los trabajadores; * por un Congreso de Bases del Movimiento Obrero para unir nuestro planteo al conjunto de los trabajadores.

24 de mayo de 2014

Compartir

Comentarios