fbnoscript
17 de julio de 2014 | #1323

"Ciccone" en la Línea B del subte

 La banca del Frente de Izquierda denuncia el  negociado de la compra de vagones usados

Marcelo Ramal, diputado porteño por el Frente de Izquierda, presentó un proyecto para citar al presidente del directorio de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (Sbase), Juan Pablo Piccardo, a la Legislatura. La citación se relaciona con la escandalosa compra de 86 coches usados al Metro de Madrid. Para su puesta en funcionamiento, se requiere una cantidad no precisada de obras para adaptar los túneles, la alimentación eléctrica y los andenes a las nuevas formaciones. Estas adaptaciones podrían incluir obras de envergadura y un eventual cierre de la línea, por la sencilla razón de que los vagones son incompatibles con la Línea B. El portal especializado "enelsubte.com" confirmó las denuncias de los delegados del subte, en el sentido de que los coches madrileños no caben en altura en los túneles de la B, tienen un ancho diferente al de las formaciones actuales y requieren de otro sistema eléctrico. Estamos ante un verdadero fraude contra los trabajadores y vecinos de la Ciudad, que pagarán estas obras con aumentos en el boleto del subte. Las obras planteadas bien podrían superar al costo de comprar vagones nuevos, ello sin tener en cuenta el perjuicio de la restricción o suspensión del servicio.

Ramal ya presentó dos pedidos de informes, el último con fecha 9 de junio, referidos a la compra de los coches CAF 6000 y a la sistemática violación del mantenimiento de las formaciones. Estos proyectos se elaboraron en base de las denuncias presentadas por los delegados de talleres y tráfico de la Agrupación Trabajadores de Metrovías. Recientemente, la banca hizo una presentación pública de estas denuncias, con presencia de trabajadores de todas las líneas del subte, legisladores y periodistas. En los fundamentos del proyecto de citación a Piccardo señaló que "la gestión macrista ha atacado sistemáticamente a los trabajadores del subterráneo, responsabilizándolos por las deficiencias del servicio y ha promovido el enfrentamiento entre usuarios y trabajadores. Pero este hecho demuestra que el gobierno es el verdadero responsable del desquicio en el servicio de subtes".

Para estas compras ruinosas, Macri endeudó la Ciudad en dólares. Los autores de este desastre deben rendir cuenta de sus responsabilidades políticas y penales, y se tienen que ir.

Corresponsal

Compartir

Comentarios