fbnoscript
11 de septiembre de 2014 | #1331

Juicio social en Córdoba: se condenó a Monsanto "al exilio"

EXCLUSIVO DE INTERNET

038 Juicio social contra Monsanto Se condenó a Monsanto al exilio (Matias Spicogna)

Asambleas y organizaciones ambientales denuncian el genocidio silencioso de empresas como Monsanto, Syngenta y Porta, y de las fumigaciones que enferman y envenenan a las poblaciones locales. El viernes 5 de setiembre, frente a la Legislatura provincial, sesionó el Juicio Social y Público contra Monsanto. Durante las más de 4 horas de exposición, testimoniaron docentes e investigadores de la UNC junto a las asambleas y organizaciones ambientales de Malvinas Argentinas y otras localidades. Finalmente sumaron su aporte y denuncia organizaciones estudiantiles, el centro de estudiantes de agronomía, y los dirigentes del Frente de Izquierda. Las exposiciones y testimonios fueron clarificadoras en cuanto las consecuencias de los agrotóxicos, las fumigaciones y los alimentos genéticamente modificados; a su vez desnudaron los grandes negociados que las multinacionales como Monsanto persiguen tras la nueva ley de semillas. Eduardo Salas, dirigente del PO, señaló que la instalación de la planta de Monsanto en Malvinas Argentinas, es parte clave de un gran negociado contaminante de alto rendimiento económico para la multinacional Contrariamente a lo que sostienen los defensores de Monsanto, el desarrollo de esta política no ha traído progreso a la población; por el contrario el hambre, la desocupación y las enfermedades crecen a la par que avanza la concentración de la producción en los monopolios del agro. Los responsables políticos De la Sota, Juez y la UCR son los impulsores en Córdoba de esta política, en busca de ampliar las hectáreas sembradas e incursionar en el negocio del biocombustible, es por esto que se han dispuesto a garantizar la instalación de Monsanto en Córdoba -hasta el momento frenada por la gran reacción popular. Tras este objetivo se han embarcado las camarillas universitarias de la UNC, quienes intentan colocarse como el respaldo académico de la multinacional. Desde la UJS se denunció al rectorado kirchnerista de Tamarit por amparar el convenio entre la Facultad de Agronomía y la multinacional contaminante, que convierte a la facultad en una tercerizada de la empresa. El Juicio se transformó en una gran asamblea. Se resolvió editar el fallo para ser ampliamente difundido, impulsar la movilización por la expulsión de Monsanto y participar de una audiencia pública en el Congreso con ese propósito y contra la sanción a la banca del Frente de Izquierda en Córdoba.

Cintia Frencia (legisladora del Frente de Izquierda)

Compartir

Comentarios