fbnoscript
9 de octubre de 2014 | #1335

Santiago del Estero

La crisis atraviesa a oficialismo y oposición

Tras las elecciones municipales, se profundizan grietas en todas las fuerzas patronales. Se hizo pública la interna del oficialismo entre el sector de Bases Peronistas y el de radicales K. El massismo, que asestó un golpe al zamorismo al retener inesperadamente el municipio de La Banda, muestra su programa derechista. El Unen ingresó en una avanzada disolución.
 
El zamorismo “compra” parte de UNEN
La profundización de la interna entre radicales y peronistas oficialistas generó fuertes tensiones, expresadas especialmente en la Cámara de Diputados. En este contexto, el zamorismo se lanzó a la compra de voluntades para golpear a la oposición patronal. La diputada Susana Rosales, del Unen-UCR, anunció su paso al campo del oficialismo.
La deserción de Rosales se suma a la que había protagonizado el diputado Salto, pastor evangélico que se pasó al massismo pocas semanas después de asumir por Unen. En las elecciones municipales Unen llevó cuatro colectoras, lo que ya reflejaba una disputa interna sin principios. Ahora mantienen sólo tres diputados, y el jefe del bloque ya anunció que está dispuesto a discutir un acuerdo con el PRO, lo que podría acelerar la escisión de Libres del Sur.
En cualquier caso, Unen, que había salido segundo en las últimas elecciones a gobernador, está en la fase última de su disolución. Fueron incapaces de construir una alternativa al zamorismo.
 
El massismo cierra hospitales
En La Banda, el intendente massista Chabay Ruiz cerró el ex Policlínico Ferroviario, el principal centro de salud municipal. Este fue uno de los ejes de la campaña del Frente de Izquierda, por ser objeto de un negociado inmobiliario en el que massistas y zamoristas eran cómplices. El municipio pagaba un oneroso alquiler al propietario del inmueble, que es el propio viceintendente zamorista. Cuando estalló la crisis entre massistas y kirchneristas, la "solución" que brindó el massismo fue cerrar el políclinico. El kirchnerismo ya había retirado a todos los profesionales y trabajadores financiados por los programas de la Nación. En el medio de las denuncias cruzadas, el kirchnerismo y el massismo coincidieron en cerrar el principal hospital municipal, es decir, en aplicar el ajuste contra los trabajadores y el pueblo.
 
Es la crisis
La base de estos desgajamientos y reagrupamientos es la crisis nacional. Tanto el zamorismo como la oposición defienden la política económica de inflación y tarifazos. También los une el apoyo a la política sojera, que es particularmente criminal en Santiago, la provincia con más desmontes del país.
Los trabajadores santiagueños sufren el promedio salarial más bajo, uno de los mayores índices de precarización laboral y graves problemáticas de infraestructura básica (agua, electricidad, gas). Los campesinos son expulsados sistemáticamente.
En este marco, el Frente de Izquierda y particularmente el PO mantuvieron un desarrollo con posterioridad al ingreso a la Legislatura. El planteo del Congreso de la Izquierda y el Movimiento Obrero, a favor del que ya se manifiestan sectores del Mocase, es una necesidad para desarrollar una alternativa política que defienda que la crisis la paguen sus responsables.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios