fbnoscript
9 de octubre de 2014 | #1335

CRISIS POLITICA EN MAR DEL PLATA

Entre bueyes no hay cornadas

El Concejo Deliberante removió de la presidencia a la radical Vilma Baragiola. A favor votaron Acción Marplatense (AM) del intendente Pulti, el FPV y el massismo (FR), en contra la UCR y se abstuvo el bloque del concejal Arroyo. Hace seis meses, Baragiola fue filmada en una cámara oculta por la burocracia del sindicato de camioneros, con la que negociaba "aportes" para facilitar la aprobación de un expediente.

El gran beneficiado por el escándalo fue el Intendente Pulti, un "vecinalista" aliado a Scioli (y en las últimas elecciones apoyado también por La Cámpora). Baragiola, montada en un discurso populista y anticorrupción, ganó la elección de 2013, ocupaba la presidencia del Concejo y se perfilaba para ganar la intendencia en 2015. Pulti, por su parte, tuvo su último traspié político al tener que retirar la convocatoria a un plebiscito de creación de una Policía Comunal, ante la evidencia de que perdía por paliza.

A pesar de que la Comisión Investigadora encontró motivos para separarla de la presidencia, Baragiola seguirá en funciones como concejal. El "pultismo", derrotado en las elecciones, no quiere que la sangre llegue el río; sus propios mandatos estuvieron plagados de negociados y de medidas antipopulares, muchas de ellas apoyadas por Baragiola y su bancada. AM y Baragiola hicieron causa común en la defensa del último boletazo, incluidas la represión a una manifestación de rechazo y la persecución judicial a los activistas.

El hundimiento de Baragiola expone los mecanismos con los que funcionan el Concejo Deliberante y los partidos patronales, que gobiernan la ciudad en beneficio de los pulpos del turismo, la pesca y el transporte, y de espaldas a los graves problemas de desocupación, trabajo en negro -especialmente en el puerto-, falta de viviendas, miseria salarial y tarifazos.

El Partido Obrero llama a sacar las conclusiones políticas de este episodio. La superación del "Macri marplatense" no vendrá de la mano de la oposición patronal de la UCR-Faunen, metida hasta las manos en los mismos negociados, si no que será el resultado del agrupamiento de los luchadores con la izquierda en torno a un programa de los explotados marplatenses. Las asambleas en Mar del Plata para preparar el Congreso del movimiento obrero y la izquierda debatirán a fondo este desafío político. 

Compartir

Comentarios