fbnoscript
27 de noviembre de 2014 | #1342

EXCLUSIVO DE INTERNET

Tucumán: Por una Adiunt combativa e independiente

El 3 de diciembre se realizarán las elecciones de Comisión Directiva del sindicato docente universitario de Tucumán.

Participan tres listas: 1) el Frente Docente por el Cambio: la lista del activismo combativo de la huelga, encabezada por Ariel Osatinsky, de la Agrupación Naranja; 2) el actual oficialismo, cercano al kirchnerismo y las autoridades de la UNT, y 3) la lista del PCR.

Esta elección será el corolario político de la histórica huelga de 89 días que llevamos adelante entre mayo y agosto. A lo largo de todo el proceso electoral, la superioridad política, numérica y organizativa de nuestra lista ha sido evidente.

Las 50 candidaturas y los 400 avales duplican la cantidad presentada por las otras dos listas. Casi un centenar de docentes están motorizando la campaña por la recuperación del gremio en las facultades, escuelas y colegios preuniversitarios. Ya hemos conquistado, antes de realizarse las elecciones, las vocalías de seis seccionales porque las otras listas no han presentado lista en esas casas de estudio.

La constatación, por parte de nuestros rivales y de las camarillas que los apoyan en las distintas facultades, de que no podrían evitar que el activismo combativo recupere el gremio, ha devenido en una campaña "sucia", macartista y difamatoria, hacia nuestros candidatos. La semana pasada se llegó al absurdo de que el actual secretario general "denunció" a nuestros compañeros Ariel Osatinsky y Antonio Roselló por difundir en los medios locales las actividades de protesta organizadas por el gremio y por Conaduh.

En el mismo sentido actuaron los candidatos de la lista del PCR, que salieron a difamar a nuestros candidatos y por eso mismo fueron repudiados por sus propios colegas.

La rotura de afiches, la utilización de los medios del gremio a su favor, la acción de algunos decanos y funcionarios del Rectorado para traccionar el voto en contra del Frente Docente por el Cambio, ponen en evidencia que quienes conducen actualmente el gremio no se quedarán de brazos cruzados y que van a usar todos los recursos disponibles para evitar que Adiunt se transforme en un sindicato combativo e independiente de las autoridades y de los gobiernos de turno.

Por lo tanto, en la recta final se deberán sortear positivamente los múltiples obstáculos que interpondrán las camarillas y las autoridades de la UNT, e incluso el gobierno provincial, para evitar el terremoto que podría significar la recuperación de Adiunt. Desde la Agrupación Naranja y el Frente Docente por el Cambio nos jugamos a fondo en esta batalla.

En esta nota:

Compartir

Comentarios