fbnoscript
12 de febrero de 2015 | #1350

EXCLUSIVO DE INTERNET

Matías Roby: el candidato de la destrucción de la salud

El fallecimiento de una jubilada esperando ser atendida en la sede del Pami y la muerte de un bebé de 8 meses al ser trasladado de un hospital de Osep (Flemming) a otro público (Notti) por el cierre de la terapia intensiva del primero son la expresión más brutal del hudimiento del sistema de salud de la provincia.

En este cuadro es que Matías Roby, actual ministro de Salud de la provincia, ha lanzado públicamente su precandidatura a la Gobernación por el FpV. Quien en reiteradas oportunidades había dicho que no le interesaba hacer política, hoy apunta a ocupar el lugar de su amigo "Paco" Pérez. Sin embargo, el lanzamiento de esta candidatura se da en un año que empezó con fuertes denuncias por parte de los gremios de la salud en cuanto al deterioro de los hospitales, los centros de salud y el atraso en los pagos.
El Flemming había cerrado la terapia intensiva "por vacaciones" de los profesionales (en realidad, falta personal). El hospital Notti vio colapsado su terapia intensiva, porque era el único nosocomio que prestaba este servicio de alta complejidad: atendió a más de 470 niños sólo en enero. La mayoría de los centros de salud no tienen pediatras o los tienen en horarios y días limitados, generando el colapso del hospital. Lo mismo ocurre con casi todas las especialidades.

Dietazo vs. falta de pago

Mientras el gobernador, los ministros -incluido Roby- y los legisladores se aumentaban un 50% el sueldo en enero, los trabajadores de los hospitales -que están bajo contrato- denunciaban que no cobran desde hace seis meses. Ahora van al paro en el hospital de Maipú y en el Notti.

El ministro de salud Roby cobra cinco veces más (y en tiempo y forma) que un enfermero con antigüedad. Si un "trabajador como él" puede cobrar 44 mil pesos, ¿por qué un enfermero no puede cobrar la canasta familiar de minimo?

Matías Roby es el ministro de las clínicas privadas, las prepagas y las farmacéuticas. Toda su política está orientada a beneficiar los bolsillos de quienes hacen un negocio con nuestra salud. No solamente no debería ser gobernador de Mendoza, sino que tampoco puede seguir siendo ministro de Salud. Los únicos que tenemos el interés genuino de defender la salud pública, somos los que trabajamos y nos atendemos en ella, y debemos ser nosotros quienes decidamos qué, cómo, cuándo y dónde se destinan los recursos, y de dónde obtenerlos.

En esta nota:

Compartir

Comentarios