fbnoscript
19 de marzo de 2015 | #1355

Paro activo de 72 horas de Adiunt

La asamblea general de Adiunt sesionó nuevamente con una numerosa presencia de docentes. Había sido convocada para resolver el plan de lucha de la asociación, ante la falta de respuestas por parte de las autoridades a los reclamos pendientes de la huelga de 2014.
 
Por amplia mayoría, se votó no iniciar las clases con un paro activo de 72 horas.
 
El pliego reivindicativo fue acordado por todos: urgente apertura de la paritaria y genuina recomposición salarial. Que se mantenga y actualice el Adicional de Emergencia de 1.000 pesos que paga la Universidad (UNT). Aprobación inmediata de la Carrera Docente y de la Ciudadanía Preuniversitaria. Publicación del Convenio Colectivo de Trabajo y plena vigencia en el ámbito de la UNT. Pago del adicional de 1.000 pesos a los Ayudantes Estudiantiles, entre otros reclamos.
 
En el desarrollo de la asamblea se impuso la moción llevada por el Frente Docente por el Cambio (Naranja e independientes), que actualmente conduce el gremio, de no iniciar las clases por medio de un paro activo de 72 horas, como advertencia a las autoridades frente al cúmulo y urgencia de reclamos pendientes.
 
La asamblea le dio la espalda a propuestas disímiles pero que conducían a un callejón sin salida al gremio: una que planteaba que no había que emprender ninguna medida de acción directa pues las autoridades estaban dando señales de que iban a atender y solucionar los reclamos, y otra, en el extremo opuesto, que planteaba ir directamente a la huelga por tiempo indefinido, un planteo aventurero que pretendía que de manera aislada Adiunt repitiera mecánicamente la huelga del año pasado.
 
La asamblea votó que el paro de 72 horas tuviera un carácter activo con marchas, actos, caravanas y ocupaciones.
 
La decisión de ir al paro cayó como un balde de agua fría a las autoridades, que habían intentado evitar la medida con "anuncios" vacíos y demagogia mediática. Apenas conocida la decisión de la Adiunt, la rectora catalogó al paro de "apresurado". Pero el día de inicio de clases se cumplieron 305 días de mora en relación a la promesa de dar reconocimiento a la Carrera Docente. En efecto, en octubre de 2013, el Consejo Superior y la actual rectora (ex vicerrectora en aquel entonces), se habían comprometido a aprobar la carrera docente en la primera sesión de la Asamblea Universitaria de 2014, que fue el 16 de mayo. Luego, mediante maniobras dilatorias, fueron estirando los tiempos y hasta el día de hoy esos compromisos siguen sin cumplirse.
 
El esfuerzo ahora se va a concentrar en organizar el cumplimiento masivo de las resoluciones de la asamblea, que demuestre una vez más a las autoridades de la UNT la firme disposición de la docencia universitaria de ir a fondo en la lucha por sus reivindicaciones.

En esta nota:

Compartir

Comentarios