fbnoscript
16 de julio de 2015 | #1372

Panorama electoral en el Noreste

Por Juan García
sobre la base del debate en el comité regional
En Corrientes, Formosa, Misiones y Chaco, el Partido Obrero encaró con fuerza la campaña electoral presidencial. Se trata de la región más empobrecida, con una tasa de desempleo altísima, los salarios más bajos del país y precarización laboral masiva. En esas condiciones, el ajuste de los Scioli o Macri tendrá consecuencias devastadoras sobre los trabajadores. La elección presidencial tendrá la característica de una dura pelea contra gobiernos de punteros y por colocar al Frente de Izquierda como alternativa. El retroceso del radicalismo en las provincias peronistas es el otro dato de la situación.
 
Formosa: liderar la oposición
El Partido Obrero de Formosa se ha ido transformando, a partir de su intervención en la lucha política de la provincia, en una referencia de defensa de los reclamos populares. Encabezamos la denuncia del espionaje, la lucha contra la precarización laboral, la pelea por la defensa de paritarias para los docentes y estatales, la lucha por la defensa de los reclamos de indígenas o campesinos. En las Paso nos jugamos una primera batalla para llevar todos estos reclamos a la Legislatura, de la mano de la campaña presidencial de Jorge Altamira, presidente, y Fabián Servín, diputado nacional y provincial. La pelea por legisladores de izquierda está al servicio de un objetivo vital para el pueblo de la provincia: consolidar una oposición arraigada en los reclamos populares para enfrentar al gobierno de Insfrán.
 
Insfrán encara la campaña presidencial como una cruzada propia y ha colocado todo el aparato del PJ al servicio de la candidatura de Scioli. En estas condiciones, las Paso son mucho más que una interna: se juega una verdadera primera vuelta de la elección general provincial y nacional. El radicalismo, una fuerza que ha fracasado en estructurar una oposición, concurre especialmente debilitado. Macri va sin candidato de peso. Ni Buryaile ni Naidenoff, los dos referentes principales de la UCR provincial, se presentan a las categorías que se juegan en las Paso. Sanz lleva a Hernández, una figura sin alcance provincial. Tenemos la gran tarea de superar a esta oposición que no abre ninguna perspectiva al pueblo de Formosa.
 
Con plenarios y asambleas, vamos a una pelea provincial por el voto y la fiscalización: por primera vez contamos con un desarrollo provincial con núcleos en Lomitas, Pirané o El Colorado. Queremos una fuerte movilización de la juventud, los docentes, y una pelea por el voto en todas las reparticiones y las barriadas. Se destaca también la candidatura de Natalia Coronel, quien viene, como representante del Plenario de Trabajadoras, de liderar la campaña por Ni una menos, que derivó en la mayor movilización en la provincia en décadas.
 
 
 
Misiones: nuestra primera prueba
 
Conquistamos recientemente la legalidad y encaramos nuestra primera campaña electoral desde hace varios años. Nuestro objetivo es valernos de la campaña para desarrollar una fuerte referencia popular e instalar al Partido Obrero y el Frente de Izquierda como alternativa en la provincia. Vamos con la candidatura a diputada nacional de Olga Aguirre, referente de la lucha de las mujeres, y Mario Coutuné al Parlasur, en una lista con representación de toda la provincia.
 
Closs ha transformado la elección presidencial en un plebiscito de su propia gestión, presentándose como candidato a primer diputado nacional. Plantea arrastrar votos para su delfín en la renovación, Passalacqua, en la elección provincial general que se vota en octubre. La renovación ha transformado a Misiones en un botín de los grandes intereses del juego, el turismo y los pulpos agroindustriales.
 
Levantamos un programa contra estos atropellos: terminar todas las concesiones privatistas en los parques nacionales, nacionalizar el juego VIP para terminar con las superganancias que van asociadas, además, al lavado de dinero, revocar las concesiones a los free shop, impuestos progresivos al capital en el turismo VIP y la agroindustria, unido a un programa para defender los reclamos populares: el salario, la educación, la salud o las condiciones de trabajo.
 
 
 
Chaco: una elección clave
 
A diferencia de Misiones y Formosa, en Chaco las Paso son la segunda estación luego de las provinciales de mayo. Estas arrojaron un triunfo por 20 puntos del oficialismo, que quedó en condiciones, en las definitivas de septiembre, de recuperar la intendencia de Resistencia y desplazar al radicalismo de un bastión vital. El radicalismo va por lana y puede terminar trasquilado. Con la mirada en eso, ambos bloques apuntan los cañones a las generales provinciales de septiembre, y han colocado dirigentes casi desconocidos a la cabeza de las listas de agosto.
 
Para el PO se juega una pelea fundamental. Nuestro partido viene de obtener 14.000 votos en las Paso provinciales, un resultado similar a las de 2013, consolidando un 6% en la capital y el lugar de tercera fuerza provincial. Un avance en las primarias nos colocaría al borde de obtener diputados provinciales en la elección de septiembre y despejaría el panorama para las generales de octubre. Para esto es necesario un desarrollo mayor en el interior, donde venimos de obtener resultados marginales. Planteamos la campaña para que el Frente de Izquierda llegue a cada pueblo del Chaco, spots específicos para el interior y una fuerte recorrida de los candidatos principales.
En Resistencia, con una fuerte agitación barrio por barrio y en cada lugar de trabajo, asociamos el voto al Partido Obrero con la pelea por cada uno de los reclamos populares urgentes de la provincia. En este programa, tiene un rol vital la agitación por los reclamos de la mujer. Hemos presentado y llevado adelante una campaña por el proyecto presentado en el Congreso por el Frente de Izquierda, en la segunda provincia más sacudida por una enorme cantidad de femicidios brutales. Vamos con Juan García, candidato a diputado nacional, y Aurelio Díaz como parlamentario del Mercosur.
 
 
 
Corrientes: desarrollar al Partido Obrero
 
En Corriente contamos con un núcleo de compañeros que ha encarado la tarea de formar el Partido Obrero en la provincia. Vamos a valernos de la campaña presidencial para desarrollar una agitación política y consolidar políticamente nuestra organización. La pelea por el voto y la fiscalización se asocia a este proceso. Queremos abrir un local y colocar a Laura Koscieniak, candidata a parlamentaria del Mercosur, como referente de la izquierda provincial. Nos planteamos una fuerte campaña especialmente en el movimiento estudiantil, con el objetivo de formar la UJS.
 
Desde el punto de vista político, lo que caracteriza a la elección es la crisis del peronismo, que acaba de sufrir un fuerte retroceso en la elección provincial. El volantazo a dedo del gobierno nacional, de la mano de Camau y Fabián Ríos, desplazando al aparato del PJ provincial de la lista de diputados nacionales, dejó un tendal de heridos que influyó en este retroceso. El gobierno de Colombi agrupa a la oligarquía provincial que en su momento gobernó con los Romero Feris. Con el aparato del Estado, gobierna una provincia empobrecida, desindustrializada, con la propiedad de la tierra hiperconcentrada, y con un peso brutal de la Iglesia.
 

Compartir

Comentarios