fbnoscript
20 de agosto de 2015 | #1377

Resolución sobre Salta

La elección Paso en Salta ha sido otro episodio de una batalla estratégica. Nuestro triunfo en las elecciones de 2013 en la capital provocó una reacción del Estado y de la totalidad de sus partidos para tratar de desmoralizar al pueblo sobre nuestras posibilidades políticas.

En este contexto es que no hemos podido revertir una tendencia declinante en las tres elecciones de este año. Aunque en Salta, Altamira le gana 4 a 1 a Del Caño, la derrota ajustada en la elección presidencial a nivel nacional es usada como elemento adicional para atacarnos. Nos atacan por una "falta de renovación" en la propia provincia, donde los candidatos patronales son siempre los mismos, incluso cambiando de partido. Contradictoriamente con esta campaña sucia, tanto Pablo López como Claudio Del Plá obtienen nada menos que un 75 y 65% en su favor en el corte de boleta para Parlasur, uno, y diputados nacionales el otro. Son los candidatos que reciben más corte de boleta a favor en términos relativos y absolutos. En Salta hay un ataque político contra el PO como no se registra contra el Frente de Izquierda en ninguna otra provincia, y mucho menos en Mendoza, por ejemplo, donde los medios soplan en favor del PTS y contra los candidatos sindicales de nuestro partido.

La burguesía se ha dado una línea de reconstruir una oposición burguesa, que se ha ido deshilachando a partir de 2001, y desplazarnos por esta vía. En la elección provincial, el Estado promovió la candidatura de Miguel Nanni, de la UCR, como la "oposición deseable, racional y capaz de llegar a los consensos necesarios" (textual). En las Paso, directamente, los ministros de Urtubey, el aparato de prensa, promovieron y financiaron la candidatura de Nanni. Este terminó como el segundo candidato más votado a diputado nacional, aunque haya recogido, al mismo tiempo, el repudio de la juventud radical y de buena parte de la UCR porque fue, sobre todo, el candidato de Macri en Salta. No hay en la campaña de Nanni ningún elemento reivindicativo popular: su rol como actual senador provincial es de complicidad completa con el oficialismo. Se dirige abiertamente a nuestros votantes con planteos como que "no tiene sentido apoyar a una corriente que propone una revolución que nunca llega" (textual).

En la discusión del balance, nuevamente el gobierno y los medios se lanzan a instalar el balance de que el PO ya tuvo su oportunidad (y repiten el latiguillo de que con nueve concejales "no le cambiamos la realidad a los vecinos"). Toda la izquierda acompaña esta campaña nacional y a ella se acomoda ya la ‘renovación' petesista, que nos acusa de cobrar el ciento por ciento de la dieta. El carácter contrarrevolucionario de esta provocación es flagrante. Es la que se hace desde hace 15 años, cuando los argumentos políticos escasean.

La verdad es que en cada episodio de la lucha de clases y frente a cada manifestación de descomposición del régimen político, solamente nosotros polarizamos políticamente en forma abierta. Acaba de ocurrir esto con nuestra intervención en la huelga de los trabajadores del Ingenio San isidro, que enfrentaron y derrotaron un procedimiento de crisis y la pretensión de imponer 100 despidos, o en la denuncia sobre las muertes por desnutrición y la actuación de bandas armadas que se apropian la tierra de las comunidades aborígenes y criollas en Rivadavia banda sur. Esta polarización objetiva está en contradicción con resultados electorales favorables. ¿Vamos a un estancamiento electoral en este piso o crecerá la polarización de nuestra intervención política?

Cuando hablamos de un "régimen descompuesto" queremos indicar que todo el tiempo se pone de manifiesto su oposición objetiva a los intereses elementales de la población. La polarización, ahora que además se acentuará el ajuste, es una previsión cantada. Las "salidas" que el régimen se ha venido dando ante las diversas crisis, se destacan por su limitación. Por ejemplo, el flamante "ministerio de la primera infancia" que Urtubey creó para enfrentar la desnutrición infantil, o la aplicación de la "emergencia de género" en relación con los femicidios o la recategorización territorial planteada por la crisis por desmontes, no amortiguará ninguno de esos flagelos. Lo mismo vale para la intervención de Urtubey con subsidios y desgravaciones frente a los piquetes de los patrones del campo, que es presentada como la vía para defender las producciones regionales y los puestos de trabajo...

El punto es ayudar a dar un salto en la conciencia de nuevos sectores de la vanguardia, esto en forma de reclutamiento militante, más allá de la adhesión electoral.

Enfrentamos ya desde diciembre esta pelea estratégica con un programa que puso de manifiesto que somos la alternativa al viejo Estado oligárquico. En esa batalla nos hemos desarrollado, crecimos en número de militantes y en influencia en algunos gremios, ahora debemos consolidar ese desarrollo.

Realizaremos una conferencia partidaria en el segundo fin de semana de setiembre para definir con claridad los objetivos del desarrollo partidario en la próxima etapa y como una nueva instancia para homogeneizar al partido , en especial a los nuevos compañeros ganados en la lucha electoral, en el alcance estratégico de la lucha que estamos dando. Afianzar y extender este desarrollo partidario es la única vía para superar la contradicción entre nuestros grandes resultados electorales y la fuerza social que logramos organizar.

El cuadro electoral ha quedado bastante simplificado, aunque deberíamos triplicar la votación para acceder a una banca en el congreso. Podemos revertir la tendencia declinante y explotar que somos la única alternativa para representar políticamente a un amplio espectro que va desde el progresismo hasta la izquierda que ha quedado fuera de la elección por el piso. No descartamos además desplazamientos de votantes k que votaron contra el candidato oficial o votantes de la lista de camioneros en la interna de Massa.

Los candidatos de Macri Scioli y Massa son hombres en extremo derechistas y conservadores: David (ex ministro de Hacienda de Romero y jefe de gabinete económico de Macri en 2007), Olmedo hijo del zar de la soja y Nanni. Debemos explotar esta situación y plantear que todas las causas democráticas, la agenda de los trabajadores ,las cuestiones ambientales solo pueden tener una representación en el congreso con Claudio Del Plá.

Nos empeñaremos en colocar la agenda de los trabajadores al mismo tiempo que los patrones del campo están haciendo punta en salta a nivel país, con cortes y piquetes para arrancar concesiones e imponer su agenda patronal de devaluación, eliminación de retenciones y "reducción del costo laboral".

El desarrollo de la campaña debe privilegiar los grandes frentes obreros .La universidad es un escenario también decisivo dado que el progresismo y la izquierda no tienen otra representación que la nuestra. Debemos impulsar el voto en la línea de fortalecer una alternativa política frente a los ajustadores y reclutar al partido.

En esta nota:

Compartir