fbnoscript
10 de septiembre de 2015 | #1380

Nuestro programa en Resistencia

La elección en Resistencia es central en la campaña provincial. Por un lado, porque se juega la batalla política central por la intendencia, entre Capitanich-Gustavo Martínez (que encabeza la lista de concejales) y Leandro Zdero, por parte de los radicales. Por otro lado, para el Partido Obrero es una batalla central porque podríamos alcanzar una bancada de concejales.
El Gran Resistencia se encuentra en una grave crisis habitacional y ambiental. Hay 280 asentamientos, resultado del violento proceso de expulsión del campesinado y de migraciones internas. La expansión de la obra pública no le puede seguir el tren al crecimiento de nuevos barrios y asentamientos.
 
Resistencia se asienta en una cadena de lagunas, que han sido secadas por los nuevos asentamientos y construcciones autorizadas por el Ejecutivo municipal. Esto agiganta la posibilidad de inundaciones.
 
La UCR propone "importar" el metrobús. El PJ propone llevar la Casa de Gobierno a la zona norte, y habilitarla para una gran expansión inmobiliaria. La Ciudad Cívica le costará al Chaco 250 millones de pesos. En la misma línea, proponen transformar Resistencia en un centro empresarial y de servicios.
 
Desde el Partido Obrero defendemos la utilización del ex campo de Tiro y de todas las tierras utilizables de la zona norte para la vivienda popular.
Impulsamos la titularización de todos los terrenos ocupados. Por un plan de prioridades de obra pública establecido por comisiones barriales -cloacas, obra pública, alumbrado, etc. Que cada comisión establezca el plan de prioridades y controle las obras, los presupuestos y la bolsa de trabajo.
 
La intendenta está acusada de haber contratado a la empresa Pimp, propiedad de familiares suyos, para la recolección de residuos. Otro tanto ocurre con los fondos de los subsidios de las empresas de transporte. La provincia viene de convalidar el vaciamiento de la Línea 9 y puso 25 millones de pesos del erario público para contratar una nueva empresa. Reclamamos la apertura de todos los contratos de obra pública, de las cuentas de las empresas de transporte y la anulación de las tercerizaciones de la municipalidad, que afectan al cobro de impuestos, estacionamiento medido y otras áreas.
 
El impuesto inmobiliario afecta a los trabajadores con vivienda única y los intereses empresariales que actúan en el municipio prácticamente no tributan. Es preciso concentrar la carga impositiva en los bancos, las sedes de los consorcios agrarios y las sedes empresariales, y terminar con los impuestos que afectan a los trabajadores. Como parte de esta reorganización, planteamos el pase a planta de todos los trabajadores efectivos de la municipalidad.
 
Los basurales son una constante y las inundaciones amenazan a todo el casco urbano. Defendemos que se anulen los permisos de construcción que violan el código del Agua, y proponemos un plan de vivienda masivo capaz de evitar la radicación de barrios en zonas inundables -y reubicar los que se encuentran en situación crítica.

En esta nota:

Compartir

Comentarios