fbnoscript
10 de septiembre de 2015 | #1380

La campaña en Chaco

A diez días de las elecciones, la campaña en el Chaco está fuertemente marcada por los debates públicos. Hemos participado en el debate de legisladores y reclamado participar del de gobernadores, pero el juzgado, con la mención expresa de que el PJ y la UCR lo reclamaron así, nos dejó afuera.
 
Nuestra ausencia le sirvió fundamentalmente al radicalismo, que se ha embarcado en una denuncia social demagógica. Encubren así el planteo de terminar con las retenciones a la soja, mayores subsidios al campo y la eliminación de ingresos brutos para los empresarios. 
 
El PJ respondió que estos planteos quebrarían a la provincia. Por eso mantiene salarios docentes de 4.500 pesos, "becados" en hospitales y reparticiones públicas con "sueldos" de 1.000 pesos, y la precarización laboral.
 
Durante el segundo debate de legisladores, Aurelio Díaz denunció la entrega masiva de tierras fiscales a los grupos económicos, terratenientes y fondos de inversión sojeros; reclamó la anulación de todo este desfalco; planteó un plan de obra pública e industrialización conectado con una reorganización de la producción rural.
 
Con la voz del Partido Obrero, en el debate aparecieron las luchas más importantes de la provincia: el reclamo de los tanineros, que llevan más de 50 días de huelga, la lucha por el pase a planta, la pelea por el salario docente. Denunciamos la manipulación del sistema electoral por parte de los punteros, mediante la entrega de alimentos, las "becas" y planes, y la retención de las escrituras de las casas por parte de "organizaciones sociales", punteros y el Instituto de Vivienda. La denuncia por esta manipulación alcanza también al radicalismo, que cuenta con una extensa estructura de punteros (se paga 3.500 pesos por mes por hacer campaña).
 
Con nuestra declaración política, estamos recorriendo los barrios y los lugares de trabajo. La pelea por el ingreso de Aurelio Díaz a la Legislatura y de Juan García al Concejo Deliberante de Resistencia está abierta.

En esta nota:

Compartir

Comentarios