fbnoscript
10 de septiembre de 2015 | #1380

Othacehé: la caída

Por Analía Pascual
Candidata a Concejal en Merlo
Después de 24 años, ha caído Othacehé, cuyos métodos de persecución, espionaje y patotas impusieron un régimen de terror en Merlo. Forma parte de la caída de los "barones del conurbano", que expresa, a su vez, el derrumbe de una parte del aparato estatal.
 
El intendente venía de retrocesos electorales, que ni el pasaje al massismo ni la vuelta al sciolismo lograron revertir: perdió el 40% de los votos en relación con 2013.
Tras su derrota, Othacehé canceló los festejos del Día del Niño, vació las farmacias de los hospitales, cesanteó a trabajadores precarizados de la obra pública, de los centros culturales, de la escuela de oficios, del canal de televisión local, paralizó el servicio de recolección de basura y otros. El vaciamiento del intendente es una revancha contra el pueblo que no lo votó.
 
Después de un cuarto de siglo de Othacehé, la mayoría de la población no tiene acceso a servicios esenciales como agua potable, cloacas o red de gas. El descontento creciente se hizo sentir en las urnas.
 
Menéndez muestra la hilacha
 
El régimen de punteros y patotas encontró su vía de supervivencia en el candidato que le ganó la interna y se presenta como relevo: Gustavo Menéndez. El lunes posterior a las elecciones, la "gestión" debutó financiando micros para que Deportivo Merlo viajara a Córdoba, en lo que se constituyó en el pasaje oficial de los barras a las huestes del nuevo candidato. El presupuesto estatal seguirá privilegiando los negociados de esos aparatos, soslayando las necesidades urgentes de la población.
 
Tras ganar la interna, Menéndez se apareció en la puerta de Petinari para persuadir a los obreros de que desistan de su lucha en defensa de los puestos de trabajo y la expropiación bajo gestión obrera. En plena campaña electoral, Menéndez muestra la hilacha: el recambio político patronal rinde cuentas ante los mismos mandantes que Othacehé: los Petinari, las patronales vaciadoras del transporte, etc.
 
Ahora, la izquierda al Concejo
 
La caída de Othacehé y el recambio que defiende los mismos intereses nos plantea, más que nunca, la necesidad de poner en pie una alternativa política de los trabajadores.
Con 8.000 votos, somos la cuarta fuerza política del distrito, superamos al centroizquierda de Stolbizer por segunda elección consecutiva y daremos la pelea por consagrar un concejal de izquierda que le marque el paso a los relevos de Othacehé.
 
Planteamos la apertura de los libros contables del municipio, para echar luz sobre los negociados montados a partir del presupuesto público durante todos estos años, pero también para denunciar los negociados en puerta. Una bancada de izquierda para poner en el orden de prioridades las reivindicaciones del pueblo trabajador de Merlo.
 
Con el 65% obtenido por la Lista Unidad, que encabecé en Merlo con Cristian Franco, vamos a la lucha política hacia octubre para meter a la izquierda revolucionaria en el Concejo Deliberante ¡Adelante!

En esta nota:

Compartir

Comentarios