fbnoscript
10 de septiembre de 2015 | #1380

Aumenta el impuesto al salario

Desde julio, dos millones de jubilados, autónomos y empleados en relación de dependencia, incluidos en el impuesto a las Ganancias, vienen pagando mucho más que en los meses anteriores. Los descuentos, según los casos, pueden ser hasta un 20% superior a lo retenido en el primer semestre del año.
 
En el segundo semestre se han empezado a cobrar las segundas cuotas de las paritarias. Al percibir un ingreso nominal más alto, todos pasan a soportar un descuento mayor de Ganancias. Eso volverá a acrecentarse en diciembre próximo, cuando se cobre el medio aguinaldo.
 
En el caso de los jubilados, este impacto se sentirá desde septiembre, dado que percibirán el segundo aumento semestral de haberes que establece la ley de movilidad automática.
Tanto los trabajadores en relación de dependencia como jubilados involucrados pagarán, en proporción al sueldo o jubilación que cobran, más que lo que pagaron durante 2014.
Es que el mínimo no imponible ha quedado aun más rezagado que antes, pues fue ajustado, este año, apenas entre un 5 y 25%, sólo para una franja de trabajadores.
 
Entre tanto, la Justicia de Córdoba acaba de resolver a favor de una cautelar de Bodegas Esmeralda SA, en virtud de lo cual la Afip deberá desde ahora reconocer el ajuste por inflación en la declaración de Impuesto a las Ganancias de dicha compañía, a partir de su último balance comercial. Esto habilita a la compañía a tributar un 26% menos. El argumento esgrimido es que al no reconocerse el impacto inflacionario, la empresa venía tributando sobre ganancias ficticias. El juzgado convalidó este criterio y consideró que estábamos a un acto confiscatorio.
 
No hay tal reconocimiento cuando se trata de los salarios de los trabajadores.

En esta nota:

Compartir

Comentarios