fbnoscript
16 de septiembre de 2015 | #1381

Hacia la audiencia de inundados

La catástrofe de las inundaciones puso de manifiesto en forma descarnada y violenta la orientación social del gobierno de Scioli.
 
Endeudamiento
 
La única respuesta del gobierno fue un nuevo endeudamiento internacional por 4.500 millones de pesos que terminará pagando el pueblo bonaerense con la profundización del ajuste en la salud, la educación y la obra pública de una provincia ya quebrada.
 
Quien autorizó al Ejecutivo fue la Legislatura provincial en nombre de eventuales obras en la cuenca del río Luján, cuyos detalles se desconocen. Mientras tanto, no hay balances de los planes de obras existentes (paralizados o avanzando muy lentamente) y sus presupuestos son subejecutados. En el caso de La Plata, la mayoría del nuevo endeudamiento (800 sobre 1.185 millones de pesos) es para financiar el mismo plan de obras presupuestado en 2013 y para el cual ya se tomó una deuda de 1.973 millones. Los cálculos más optimistas señalan que se ha ejecutado un 50% del presupuesto original. Una verdadera estafa.
 
El único diputado que se opuso fue Guillermo Kane del Frente de Izquierda.
 
Los códigos de Ordenamiento Urbano, hechos a la medida de la especulación inmobiliaria y la planificación capitalista del suelo, ha agravado la situación creada por las fuertes lluvias y la falta de obras. En Tigre, el bastión del massismo, asambleas de inundados y organizaciones en defensa del medio ambiente han presentado un proyecto de ordenanza en el Concejo Deliberante para prohibir la construcción de barrios privados, denunciando que la instalación de más de 60 emprendimientos de este tipo han constituido la principal causa de las inundaciones en el distrito, además de profundizar los problemas de acceso a la tierra de los sectores populares.
 
Lo mismo sucede a la vera del Río Luján, que abarca la zona metropolitana de la provincia, donde se han instalado en el último tiempo 66 megaemprendimientos inmobiliarios, ocupando más de 9.000 hectáreas de humedales, lo cual afecta en el no escurrimiento del agua y la consecuente inundación de los barrios.
 
En el espacio rural son públicas las denuncias sobre la construcción de canales clandestinos para drenar grandes proporciones de tierras y ponerlas al servicio del negocio del cultivo extensivo de la soja, provocando el desborde del río y la inundación de las ciudades.
 
La ausencia de obras, el endeudamiento internacional y la organización capitalista del espacio urbano y rural forman parte del programa que comparten Scioli, Macri, Massa y Stolbizer, por eso en la Legislatura bonaerense todos sus bloques actúan como uno solo a la hora de habilitar los créditos internacionales.
 
Hacia la audiencia de inundados
 
Mientras la Legislatura le abre la canilla del endeudamiento a Scioli, el plan de lucha del Foro Hídrico de Lomas de Zamora junto al Sitraic (por el cumplimiento de compromisos de obras y creación de bolsa de trabajo), marca el camino.
 
El Frente de Izquierda ha sido el único que le ha opuesto a esta política una orientación social de los trabajadores, llevando al Parlamento provincial los reclamos de los inundados y proponiendo el control, por parte de trabajadores y vecinos, de los planes de obras y sus presupuestos; y contraponiendo al endeudamiento un impuesto extraordinario al juego, a los grandes propietarios rurales y a las empresas instaladas en la provincia.
 
La audiencia preparada por la banca del Frente de Izquierda junto a movimientos de lucha por las obras hídricas de toda la provincia y la presencia del candidato a diputado nacional Néstor Pitrola para el próximo 29 de septiembre, será un importante punto de apoyo para la organización por todos estos reclamos.

Compartir

Comentarios