fbnoscript
1 de octubre de 2015 | #1383

Rechazo popular a la Barrick Gold

Soledad Sosa, junto con una delegación de parlamentarios de Partido Obrero por el Frente de Izquierda, acompañó a los miles que marcharon desde Jáchal e Iglesia hasta la capital sanjuanina, con un solo reclamo: "Fuera Barrick Gold".
 
Esta movilización se suma a las de una semana atrás: mil manifestantes en la capital sanjuanina y casi ocho mil en Jáchal, que no supera los 25 mil habitantes, dando cuenta de su dimensión. En las principales concentraciones urbanas, pero también en los pueblos más alejados, se desarrollan masivas asambleas populares, que hablan del estado de ánimo y deliberativo del pueblo trabajador.
Para los sanjuaninos está claro que el derrame de cianuro no es ni un "error" ni un "accidente", es una de las consecuencias de mover montañas enteras, para luego separar micrones de oro de la piedra; y de la utilización de millones de metros cúbicos de agua en las condiciones de explotación fijadas por los pulpos.
 
Catástrofe social
 
San Juan procedió a un cambio radical de su economía, dejó de lado la actividad agraria y pasó a la minería. Solo Veladero significa el 28% del producto bruto geográfico de San Juan y la minería en general el 39%.
 
Esto significó la destrucción de miles de puestos de trabajo en fincas y chacras. Para botón de muestra sirve la producción de cebolla, que en 15 años se redujo de dos mil hectáreas cosechadas a solo el 10% para el período 2014/2015. Algo similar ocurre con la oliva y el ajo.
 
La producción de uva de la provincia se está limitando a la de mesa, mientras que la utilizada para la producción vitivinícola queda rezagada. La UE, por ejemplo, exige certificados de que la uva no sea producida a menos de 200 kilómetros de zonas mineras, lo que es un fuerte limitante para una industria emblema de la provincia.
 
El cambio en la economía sanjuanina también significó un fuerte desplazamiento demográfico: el departamento que más ha crecido poblacionalmente es Iglesia (donde está Veladero): un 35%. Una vez agotados los recursos de la mina (en 10 años), no se puede volver a la actividad económica anterior. Un mar de desocupados, pequeños comerciantes quebrados y una pasivo ambiental brutal será el saldo de la actividad de Barrick en San Juan.
 
No fue la válvula
 
El intento de responsabilizar a un grupo de operarios por la apertura de una compuerta, último intento, luego de la válvula que se rompió, para justificar el desastre del derrame de cianuro, es una cortina de humo.
 
En San Juan existe un cerrado cerco mediático, impuesto por Gioja, para distorsionar la realidad y mantener la idea ficticia de un gran progreso provincial como fruto de la actividad de la mega minería. Este esquema ha saltado por los aires con las asambleas y grandes movilizaciones del pueblo sanjuanino.
 
Scioli viajó de emergencia a "bancar" a Gioja y a la Barrick Gold, pero el presidente del Concejo Deliberante de Jáchal, también del FpV, participa como "un ciudadano más" de las asambleas y movilizaciones. Por otro lado existe una disputa judicial entre jueces federales y provinciales en torno de la confiscación de pruebas, documentación y la propia investigación.
 
Las resoluciones de suspender la actividad de la Barrick y el uso de cianuro, que en un principio fueron un operativo para desactivar la movilización popular, se han transformado en un arma de doble filo, pues la ha fortalecido.
 
Una salida
 
Las asambleas han exigido la suspensión de la actividad de la mina, que la Barrick se haga cargo del pasivo ambiental, de los trabajadores en actividad, de los que fueron despedidos o suspendidos, de los costos de atención médica y de los controles de los pobladores de la zona, así como de la depredación ambiental.
 
Para ganar se impone una alianza entre las asambleas ambientales y los obreros de la mina. La ocupación de la mina por sus trabajadores es una medida que fortalecería el reclamo de las asambleas y terminaría por doblegar a la Barrick.
 
Las fuerzas militantes del PO sanjuanino apuestan a esta perspectiva.

Compartir

Comentarios