fbnoscript
10 de febrero de 2005 | #886

Santa Fe: Un planteo frentista del Partido Obrero

Se calientan los motores
En Rosario y el Cordón de San Lorenzo, en el paraíso de las compañías aceiteras-sojeras y donde los grupos agro-exportadores están haciendo negocios y negociados multimillonarios, se está configurando un proceso de luchas del movimiento obrero.
 
Los obreros de la aceitera Santa Clara de Molinos, en Rosario, vienen de efectuar un paro de 24 horas por aumento salarial.
 
Los trabajadores de Sulfacid están parando dos horas por turno y han instalado una carpa frente a la fábrica para exigir la reincorporación de tres compañeros. La patronal negrera desconoce un acta que la comprometía a reincorporar a los compañeros que habían quedado afuera en el anterior conflicto (un total de seis, de los cuales tres aceptaron las indemnizaciones).
 
El jueves 3 se realizó un corte frente a la fábrica. Para el martes 8 estaba convocada una asamblea en la puerta y posteriormente un plenario de delegados y sindicatos de la región.
 
En las aceiteras de San Lorenzo hay un principio de conflicto y de agitación por el desconocimiento de las patronales de uno de los puntos firmados en el convenio zonal que abarca a todos los que trabajan en esa actividad, incluyendo a los “tercerizados” que lo hacen bajo otros convenios, como la Uocra o Empleados de Comercio, que tienen salarios más bajos y peores condiciones de trabajo. En este sentido se realizó un primer escrache y acto frente a la fábrica La Plata Cereal (Bunge).
 
El movimiento piquetero rosarino viene de protagonizar una importante movilización con unos 2.000 compañeros. Lo novedoso es que esta marcha fue convocada por unos 35 centros comunitarios participantes del Consejo Consultivo, que raramente ganaban las calles, junto a diversas organizaciones piqueteras. Los reclamos continuarán con un plan de lucha y asambleas conjuntas por zonas. El petitorio sostiene el rechazo al Plan Familia, la universalización de los planes, PEC para los planes de Jefes y Jefas caídos, aumento a 350 pesos, becas y capacitación, desprocesamiento y libertad de los luchadores, ni un peso para la deuda externa y por trabajo genuino.
 
En los gremios docentes y estatales, en gran medida de vacaciones, comenzó la agitación por el aumento real del básico y el pase a planta de todos los contratados.
 
De esta manera se retoma el proceso de luchas del 2004. Un proceso que incluye la recuperación de sindicatos como Amsafe Rosario y San Lorenzo, lo que permitió reabrir la lucha salarial en la provincia. También la huelga autoconvocada de los hospitales y estatales. También forma parte de este proceso la recuperación del Sindicato Telefónico rosarino, que protagonizó junto a Foetra de Buenos Aires una histórica huelga; asimismo, la lucha de los compañeros del Supermercado Tigre por su expropiación y la campaña del Cuerpo de Delegados de Empleados de Comercio por las 8 horas y el descanso dominical. Igualmente, la huelga de los obreros de Fábrica Militar contra los despidos de contratados y de los municipales por el salario. O las luchas de los inundados por la indemnización y del movimiento piquetero por trabajo genuino.
 
De todo esto se desprende una tendencia a un planteo y una acción de conjunto.
 
Binner-Lifchiz, por su lado, han garantizado, desde Rosario, la gobernabilidad a los inundadores santafesinos. Junto con Reutemann y Obeid (y Kirchner) defienden el régimen y los negocios de las aceiteras-sojeras, que amasan su fortuna sobre la base de la superexplotación obrera, la flexibilidad laboral, el trabajo en negro, la inseguridad laboral, la destrucción del medio ambiente y la evasión impositiva mediante la triangulación con empresas fantasmas en el Uruguay.
 
En Santa Fe nadie ha quedado preso por los asesinatos del 2001, por las inundaciones y sus 119 muertos, por el asesinato de Sandra Cabrera o los cientos de casos de gatillo fácil en los barrios.
 
 
Por un frente político y reivindicativo
 
El Partido Obrero y el Polo, que vienen interviniendo desde la primera fila en todo este proceso, como en las huelgas docentes y de “autoconvocados”, cortando la ruta con los compañeros de Sulfacid, apoyando el paro de Santa Clara-Molinos, marchando junto al resto de las organizaciones piqueteras, realiza un llamado a todos los luchadores, a esta vanguardia obrera que va surgiendo, a constituir un Frente político y reivindicativo para plantear una salida de conjunto, una salida popular a la presente situación, a partir de la delimitación con los bloques representados por el reutemismo-kirchnerismo, por un lado, y el binnerismo y sus aliados, por el otro.

Compartir

Comentarios