fbnoscript
22 de octubre de 2015 | #1386

EXCLUSIVO DE INTERNET

Universidad de Tucumán: tres golpes al son de la crisis

Asunt, la obra social de la UNT, ha colapsado (prestaciones suspendidas, avanzado estado de vaciamiento, revuelta de afiliados y trabajadores, guerra de camarillas en su directorio y en el Consejo Superior), agregando un revulsivo más a la crisis general que afecta a la UNT.

Durante la semana corta del 13 al 16, ni el Rectorado ni el Consejo Superior pudieron tomar una decisión sobre la obra social. Pese a que la rectora, los decanos y la totalidad del directorio de Asunt buscaron echar lastre pidiendo la renuncia de su presidente, no lo lograron. Tampoco pudieron restablecer las prestaciones de algunos colegios profesionales. El contundente paro de Adiunt del martes 13 desbarató los planes de las camarillas de avanzar en una intervención de la obra social destinada a encubrir el vaciamiento y la corrupción en la que están involucradas la actual conducción de Asunt y las autoridades de la UNT, y los obligó a una discusión pública, donde quedaron expuestos los sectores que quieren avanzar en un gerenciamiento privado.

Desde Adiunt mostramos la responsabilidad del gobierno nacional y de las autoridades de la UNT en el vaciamiento histórico y actual de Asunt, que es dirigida hace años por el Rectorado, y exigimos el restablecimiento inmediato de todas las prestaciones; que la Nación y la UNT pongan los fondos para cubrir la deuda de Asunt; la renuncia de todo el directorio y una inmediata elección democrática de sus miembros, así como también que se abran y auditen todas sus cuentas.

En la misma semana, las autoridades de la UNT recibieron otro golpe político. Desde la Secretaría de Políticas Universitarias de la Nación (SPU), los mandaron a reformular el programa con el que querían destrabar el conflicto docente por el adicional salarial. Ese programa, como lo viene denunciando Adiunt y como también lo denunció ante la rectora la nueva conducción de Conadu Histórica, que estuvo el martes en Tucumán, es violatorio del nuevo Convenio Colectivo de Trabajo, en tanto incluye una contraprestación laboral de cinco horas. Desde Adiunt exigimos que el estímulo de 1.250 pesos que se pagaría en el programa sea sin contraprestación laboral.

El tercer golpe de la semana para las autoridades de la UNT fue la elección de representantes docentes para la Caja Complementaria de Jubilaciones. Se presentaban tres listas: la de Adiunt, otra que respondía a las actuales autoridades de la Caja y una tercera que respondía al Rectorado. Veinticuatro horas antes de la elección, el Rectorado bajó su lista llamando a votar a la lista de las autoridades de la Caja, para evitar un triunfo de Adiunt. Fue en vano: la lista de Adiunt se impuso con el 79% de los votos, lo que fue un claro respaldo de la docencia a la su conducción combativa y un claro mandato en la lucha por Asunt y por el adicional.

La crisis de Asunt pone en evidencia que estamos ante un nuevo nivel en el agotamiento del régimen de camarillas basado en la renta minera que viene gobernando la UNT, ahora que ese flujo ha disminuido fuertemente por la crisis mundial. Paralelamente, muestra que los trabajadores de la universidad van avanzando en su proceso de reagrupamiento y organización.

Para terminar con Ley de Educación Superior, con la Ley Aceñolaza de obras sociales (ex representante de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) en el Directorio de la firma Yacimientos Mineros de Agua de Dionisio (Ymad), con la legislación minera del menemismo, que son el trípode en el que se sostiene el rectorado de la UNT y todos los rectorados privatistas (entre ellos el futuro ministro de Educación de Scioli, el rector de la UBA Alberto Barbieri) hay que votar al Frente de Izquierda.

Compartir

Comentarios