fbnoscript
5 de noviembre de 2015 | #1388

Crónica de una gran ocupación en barrio Ampliación Cabildo

Tierras para los trabajadores no para los especuladores
En la madrugada del martes 20, cerca de 200 familias nucleadas en el Polo Obrero de Córdoba, ocuparon un predio fiscal exigiendo que en el mismo se construyan viviendas. Esta acción fue votada en el plenario de vivienda que realizamos en el marco de la campaña electoral del Frente de Izquierda, en el cual discutió el problema de la especulación inmobiliaria y lanzó como consigna principal "Tierra para los trabajadores, no para los especuladores". Lo que marca a las claras cómo se prepara el Polo Obrero para abordar esta nueva etapa de la crisis.
 
Desde el gobierno se lanzó un ataque sosteniendo que era una "usurpación oportunista" y que las familias trabajadoras del barrio "rechazaban nuestra presencia en el lugar". Todas y cada una de las acusaciones fueron destruidas con hechos y argumentos, al explicar el problema habitacional de la población trabajadora de Córdoba; demostrando que esas tierras habían sido prometidas a nuestra organización, y se negaban a cumplir lo acordado. Y con el contundente apoyo de las familias del barrio.
 
Destapamos una olla
 
Ese día 20, en el transcurso de la mañana, otras 300 familias se apostaron en una de las esquinas del predio para reclamarle al gobierno su derecho a la vivienda y sumarse a la ocupación del Polo Obrero; en un primer momento, el gobierno intentó enfrentar a los vecinos, pero ninguno entró en la provocación y se mantuvo un diálogo constante y una colaboración mutua (finalmente sólo el Polo quedó en el predio porque estas otras familias fueron engañadas con una promesa para darles una solución el año que viene).
 
En la mañana siguiente, el predio ocupado amaneció militarizado, con personal de civil y una supuesta orden de desalojo y de empadronamiento de las familias por parte de la fiscalía; lo que intentaba el gobernador De la Sota era criminalizar una protesta social y expulsar a los trabajadores de los terrenos. Este ataque también fue destruido por parte de los compañeros, quienes impidieron el ingreso de la policía al predio, mientras denunciaban este ataque en vivo en los canales de televisión. Al día siguiente, junto al legislador del Frente de Izquierda, Eduardo Salas, realizamos una denuncia penal contra De la Sota y sus funcionarios ante el atropello sufrido por los compañeros, y se mantuvo una reunión con el fiscal que aseguró no haber ni orden de desalojo ni imputación alguna, lo que no privó a la Fiscalía de sumarse al engaño montado por el ministerio a las familias que se retiraron, ya que puso su empeño en amedrentarlas con la amenaza de represalias legales.
 
La toma y el resultado electoral
 
Durante la primera semana, el gobierno jugó al desgaste, pero la ocupación se mantuvo firme y se preparó para votar y defender el voto del Frente de Izquierda el 25 de octubre. La votación obtenida por el FIT en los colegios de la zona, con 45 votos por mesa, demostraron la adhesión a las acciones desarrolladas por el Polo Obrero, yendo decididamente a la lucha con el mismo programa que defiende en las urnas: plan para resolver el déficit habitacional que afecta a 300.000 mil familias cordobesas. Ahora, en el balotaje, la toma de barrio Ampliación Cabildo se prepara para llamar a votar en blanco. Cada voto en blanco será un pronunciamiento contra los especuladores inmobiliarios y por el derecho a la vivienda; será un pronunciamiento contra el ajuste que preparan unos y otros. Cada voto en blanco preparará, con más fuerza, la lucha de los trabajadores contra los ajustadores.
 
A casi dos semanas de la ocupación hemos enfrentado, en todos los terrenos, al gobierno de De la Sota; al momento de escribir este artículo se mantiene una negociación con el Ministerio de Desarrollo Social, el cual pretende maniobrar para no entregar nada.

Compartir

Comentarios