fbnoscript
3 de diciembre de 2015 | #1392

El reclamo de los telefónicos sigue abierto

A pesar del “Proyecto Recalde”
El 26 de noviembre se realizó una movilización de dos mil telefónicos al Congreso por el tratamiento de los proyectos de Bonos de Participación en las Ganancias que adeudan Telefónica y Telecom desde la privatización. 
 
Una vez alcanzado el quórum, el bloque del FpV votó a libro cerrado todo un paquete de leyes (algunas favorables a los trabajadores), que incluía el “proyecto Recalde”, negando la discusión y el planteo de modificación de dos artículos presentada por el diputado Pablo López del Frente de Izquierda. Este había reclamado “un resarcimiento económico por los años de incumplimiento del pago de los bonos de participación en las ganancias a todos los empleados”, y que se paguen “los bonos de participación sobre el 10% de las utilidades netas antes de la aplicación del impuesto a las ganancias”. 
 
El “proyecto Recalde” fue presentado como una forma de desviar el reclamo por el resarcimiento económico y el 10% que figuran como centro del “proyecto Pitrola”, reclamo fundamental, ya que es un derecho adquirido que se estableció por ley al momento de la privatización. El incumplimiento de las empresas derivó en miles de juicios que siguieron el derrotero de la “justicia” y de un fuerte lobby patronal para dejar fuera de este reclamo a los trabajadores que no son ex Entel, o “pagar” porcentajes irrisorios del 0,5%, en sintonía con lo que proponen las empresas.
 
El “proyecto Recalde” desvía el reclamo sobre el porcentaje, al plantear una “negociación colectiva” entre el sindicato y las empresas, sin ningún piso establecido, y como parte de las paritarias. En caso de no llegar a un acuerdo, propone que resuelva el Ministerio de Trabajo. No sólo patea la pelota para adelante sino mucho más grave, deja en manos del ministro de Trabajo, ahora macrista (Triaca), el reclamo por los bonos...
 
La directiva de Foetra Buenos Aires se negó a debatir los dos proyectos. Al punto de impulsar la anterior movilización del 12 de agosto, sin que nadie conociera el “proyecto Recalde” que se iba a presentar. También se negaron a debatirlo en asambleas de edificio, en el plenario de delegados y también a convocar una Asamblea General Extraordinaria solicitada por casi mil firmas de trabajadores de Telefónica, Telecom, Movistar y Personal para discutir los proyectos presentados y un plan de acción.
 
El “proyecto Recalde” pasa ahora al Senado. Pero la lucha por el pago de los bonos no está cerrada. Sigue pendiente esta reivindicación que se ha instalado como nunca en el gremio. En caso de sancionar la “ley Recalde”, ¿cuál será el porcentaje a cobrar? ¿Qué pasará con la deuda acumulada por las empresas?
 
El “proyecto Pitrola” impulsado por la banca del Frente de Izquierda, que logró sumar el apoyo de once diputados, rompió el freno de las agrupaciones y las direcciones sindicales burocráticas.
 
Pero para que esta lucha triunfe es necesario que las direcciones sindicales rompan los compromisos con las patronales, que han llevado adelante de la mano del gobierno kirchnerista, aliado estratégico de las empresas telefónicas. El nuevo gobierno buscará tejer nuevos acuerdos con las patronales y la burocracia sindical. No a la entrega de esta lucha histórica. Que se convoque la Asamblea General Extraordinaria de activos y jubilados y se debatan los proyectos presentados. Por el resarcimiento económico y el 10% para el pago de los bonos de participación para todos los telefónicos.

Compartir

Comentarios