fbnoscript
14 de marzo de 2016

CIUDAD DE BUENOS AIRES

Crece el dengue en Lugano y en Soldati

La atención sanitaria se encuentra hasta este momento saturada; así lo expresan trabajadores del Cesac 18. Esta demanda de atención no tiene en cuenta, sin embargo, a los vecinos que tienen dengue y no concretan la consulta.

En las últimas semanas, el dengue ha afectado a gran cantidad de vecinos del barrio de Lugano. Hasta hoy, no existe un registro oficial sobre el cual verificar la cantidad de afectados.

El jueves 10, la ministra de salud visitó la villa 20 (donde se concentran la mayor cantidad de casos de dengue autóctono), para anunciar algunas medidas a tomar frente a este problema.

La visita fue un verdadero bochorno: cuando los vecinos y organizaciones sociales exigimos respuestas de la ministra, lo único que pudo expresar fue que en los centros de atención primaria (Cesac) del barrio se brindarán 10 turnos diarios, y que a cada persona que venga con síntomas les darán una crema repelente. Es decir que su propuesta fue la entrega de 50 repelentes por semana, y dos por día para el personal.

De esta manera, el Ministerio sigue desconociendo la emergencia que existe y la amenaza de epidemia que el dengue significa para la población de Lugano.

La atención sanitaria se encuentra hasta este momento saturada; así lo expresan trabajadores del Cesac 18. Esta demanda de atención no tiene en cuenta, sin embargo, a los vecinos que tienen dengue y no concretan la consulta.

Los focos de proliferación se encuentran a la vista de todos, los vecinos que lindan con la zona del ex barrio Papa Francisco (hoy transformado en un basural) se acercan con síntomas constantemente. El mosquito se está propagando más rápido que las medidas de asistencia oficial.

El ocultamiento de esta realidad es parte de la política que ha tenido el gobierno de la Ciudad sobre la crisis habitacional, social y ambiental que existe hoy en la Comuna 8. Mientras crecen los casos de dengue autóctono, el Gobierno sigue paralizando la finalización del hospital de Lugano, amenaza con el cierre del único Cesac (el 18) que existe en la Villa 20 y posterga la inauguración del Cesac 43.

La falta de urbanización de la Villa 20 y de infraestructura sanitaria o de servicios básicos es verdaderamente calamitosa. El gobierno no se quiere hacer cargo de la profunda crisis social que sufre esta comuna.

Necesitamos que se elabore un verdadero plan de emergencia bajo control de los vecinos, frente a una situación que amenaza a toda la población de la Comuna.

Compartir

Comentarios