fbnoscript
17 de marzo de 2016 | #1403

Dentro y fuera del Congreso, una gran campaña contra el pacto colonial

La jornada del pasado martes 15, cuando se trató la ley Griesa en el Congreso, fue el momento culminante de la movilización política que viene llevando adelante el PO contra este pacto colonial
Foto: Seba Varacco
 
La jornada del pasado martes 15, cuando se trató la ley Griesa en el Congreso, fue el momento culminante de la movilización política que viene llevando adelante el PO contra este pacto colonial.
 
Consulta tramposa
 
En los debates previos, sólo el PO presentó un dictamen de minoría. El proyecto del PO se diferencia del dictamen presentado por el FpV bajo la batuta de Recalde y Kicillof -que parte de reconocer la necesidad de pagar a los buitres, pero un poco menos. El PO en cambio, impugna el acuerdo y plantea la revisión integral y la investigación de toda la deuda pública, la suspensión de su pago, a excepción de las tenencias de jubilados y pequeños ahorristas, mediante lo cual se hará saltar gran parte de su carácter mayoritariamente fraudulento y usurario. El proyecto del PO plantea la formación de una comisión investigadora, nominada por un  congreso de trabajadores electos con ese fin. Sus conclusiones deberán ser volcadas al debate nacional durante por lo menos 60 días, para marchar a un referendo nacional para que el pueblo decida qué hacer frente a esta deuda.
 
En el inicio de la sesión, Recalde (FpV) propuso como “moción de orden”: pasar a cuarto intermedio y abordar su proyecto llamando a una consulta popular. Este proyecto habría sido presentado el 11 de marzo, tres días después que el PO presentara el suyo en el debate preparatorio. Fue una reacción frente a nuestra propuesta, pero sólo para encubrir la capitulación de su bloque.
 
El FpV presentó su moción -que no podía prosperar- con el único objetivo de posar de opositor a los buitres. Néstor Pitrola rechazó esta polarización ‘para la tribuna’, cuestionando la hipocresía de levantar esa consigna que ya había sido presentada por el Frente de Izquierda cuando se discutió la ley de pago Soberano hace más de un año, y que entonces fue rechazada por el kirchnerismo. Además, señaló Néstor, quieren encubrir el voto sin fisuras que le darán a la ley buitre en el Senado “Después de 12 años quieren un proyecto para pagarle un poquito menos a los buitres. No tienen autoridad política ni moral para plantear esto” (Clarín, 16/3). De ese modo, anunció la abstención de los tres diputados del PO-FIT.
 
En este punto, Myriam Bregman del PTS, votó junto a Recalde, Kicillof y el FpV. Fue un acto de seguidismo a los K, detrás de una “moción” que no tenía ninguna chance de prosperar y que sólo servía como campo de maniobras para disimular el sometimiento del kirchnerismo al capital financiero.
 
En el recinto y en las calles
 
Para que no hubiera dudas, en la banca de nuestros diputados se pegaron cartelitos que planteaban: Abajo el Pacto Buitre y que fueron captados por los medios televisivos. También se pegaron otros carteles en apoyo a la lucha de los trabajadores contra el vaciamiento del empresario K, Szpolski, del Grupo 23.
 
Los discursos planteados por nuestros tres diputados -Pitrola, Sosa y Pablo López- tuvieron gran repercusión. El discurso de Pitrola fue “trend topic” en Twitter durante varias horas, y acumula ya miles de visitas en nuestra página web.
 
Al igual que el 1° de marzo, cuando vino Macri a inaugurar las sesiones parlamentarias, concretamos una movilización y un acto callejero, donde nuestros diputados se dirigieron a los manifestantes. Pablo López denunció a diputados y senadores salteños que iban a dar su voto al pacto con los buitres, siguiendo los acuerdos establecidos por el gobernador Urtubey con el macrismo.
 
Soledad Sosa, la diputada por Mendoza, llamó a apoyar las luchas obreras, particularmente los docentes que se han movilizado masivamente en Santiago del Estero, Tierra del Fuego, Neuquén y ahora lo estaban haciendo en su provincia. Pitrola cerró el acto en forma vibrante. Denunció el carácter mediocre de la sesión, donde había intervenciones penosas de diputados que hablaban para encubrir la entrega. Señaló que se estaba votando el último paso del camino iniciado por los K con los canjes I y II, la indemnización a Repsol y el pago al Club de París. Llamó a utilizar las bancas parlamentarias del Congreso Nacional y las legislaturas para denunciar este pacto colonial y convocar a los trabajadores del país a movilizarse.
 
Pronosticó que “se van a topar con la clase obrera en lucha” contra el ajuste. Llamó a organizar una presencia masiva en la marcha del 24 marzo para repudiar a Obama, el pacto colonial y el ajuste.
 
Durante la noche, una patota K hostilizó y amenazó físicamente a los diputados del PO, particularmente a Pitrola. Una guardia espontánea de militantes garantizó la seguridad de los “diputados de los trabajadores”. Cuando salieron, luego del discurso de Soledad Sosa, fueron vitoreados por los compañeros reunidos frente al Congreso. Las denuncias del PO dolieron a quienes son cómplices de la entrega.
 
Con el reparto de volantes, actos en puerta de fábrica, charlas en colegios y locales, y agitaciones en plazas, vamos por una gran columna este 24 de Marzo.
 

Compartir