fbnoscript
29 de mayo de 2016

¿Quién defiende a Patricia Bullrich?

Sucede que a Bullrich la respaldan el gobierno norteamericano y el de Israel. Bullrich viene de acordar en marzo el aumento de la presencia de agentes de la DEA y la reapertura de su oficina en Salta, dado que la agencia norteamericana busca reordenar bajo su control el circuito del narcotráfico en el país. Fue entre los sucesivos viajes de la ministra a las oficinas de la DEA y el FBI, y las visitas del secretario de seguridad Burzaco a Jerusalén, donde se organizó el seminario que traerá al país a fines de mayo a altos mandos militares del gobierno de Netanyahu y casi dos decenas de empresas de seguridad israelíes (Rafael, el SK Group, Vernit, RT e Israel Aerospace Industries, líderes del mercado armamentístico y de inteligencia) que desplegarán el arsenal militar que producen para proveer a las fuerzas represivas locales.

¿Cómo se explica la continuidad de Patricia Bullrich al frente del Ministerio de Seguridad, a pesar de la sucesión de crisis que dejaron en evidencia la descomposicion del aparato de seguridad que dirige? Apenas asumida, Bullrich debió retractarse, en menos de 24 horas, de un comunicado publicado en la pagina web del Ministerio de Seguridad que injuriaba al Partido Obrero para justificar la repudiada represión a los trabajadores de Cresta Roja. Una semana despues, la “triple fuga” dejó en evidencia su incapacidad de resolver la crisis abierta, por sus propios vínculos con ella. En febrero, tras presentar el protocolo antipiquetes, que “en 5 minutos” disolvería cualquier manifestación, debió archivarlo para siempre ante la masividad de la protestas y el repudio general.

Finalmente, aún no ha respondido por la muerte de cinco jóvenes en la fiesta Time Warp, que hizo pública la asociación ilegal entre la Prefectura, de la cual es jefa, con los narcos. Sin embargo, ninguno de estos hechos ha implicado su remoción del cargo.

Sucede que a Bullrich la respaldan el gobierno norteamericano y el de Israel. Bullrich viene de acordar en marzo el aumento de la presencia de agentes de la DEA y la reapertura de su oficina en Salta, dado que la agencia norteamericana busca reordenar bajo su control el circuito del narcotráfico en el país. Fue entre los sucesivos viajes de la ministra a las oficinas de la DEA y el FBI, y las visitas del secretario de seguridad Burzaco a Jerusalén, donde se organizó el seminario que traerá al país a fines de mayo a altos mandos militares del gobierno de Netanyahu y casi dos decenas de empresas de seguridad israelíes (Rafael, el SK Group, Vernit, RT e Israel Aerospace Industries, líderes del mercado armamentístico y de inteligencia) que desplegarán el arsenal militar que producen para proveer a las fuerzas represivas locales.

Este aceitado bilateralismo se da en momentos en que el gobierno de Israel profundiza su orientación derechista. Netanyahu acaba de formar gobierno con el fascista Lieberman, a quien concedió nada menos que el ministerio de Defensa. Su partido también controlará el ministerio de Inmigración.

De la mano de Bullrich, la “seguridad” nacional la digitan los gobiernos más criminales del mundo. La “vuelta al mundo” del reforzamiento de las relaciones con Estados Unidos e Israel no terminará con el narcotráfico y el delito organizado sino que profundizará la represión y persecución contra los trabajadores y organizaciones populares.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios