fbnoscript
23 de junio de 2016 | #1416

Bahía Blanca: ¡Organicemos las barriadas!

En el marco de un profundo ajuste y tarifazos que licúan los salarios, en Bahía Blanca colapsan calles de tierra, napas, pozos ciegos y cloacas, dejando a la vista la falta de obras sanitarias y de infraestructura, y la responsabilidad del municipio que no controla a las empresas de servicios
Por Corresponsal

En el marco de un profundo ajuste y tarifazos que licúan los salarios, en Bahía Blanca colapsan calles de tierra, napas, pozos ciegos y cloacas, dejando a la vista la falta de obras sanitarias y de infraestructura, y la responsabilidad del municipio que no controla a las empresas de servicios. Las causas son numerosas: especulación inmobiliaria, falta de inversión, aumento demográfico que se traduce en la instalación de nuevas barriadas sin un plan de urbanización adecuado o el privilegio para algunas empresas por sobre las necesidades en los barrios. Las condiciones de vida de miles de vecinos son cada vez más precarias.

Villa Delfina es una de las barriadas más afectadas. Su caso reviste un agravante: a sólo a 500 metros, cruzando la ruta 3, se encuentra el mayor polo petroquímico del sur del país -PPBB. La contaminación lumínica, sonora, de vapores y de efluentes que emanan sus empresas son caldo de cultivo de enfermedades en la piel, gastroenteritis, alergias y problemas pulmonares, que afectan a hombres, mujeres y niños de la zona.

Los terrenos que se encuentran entre el barrio y la ruta son explotados por distintas empresas y a futuro por el consorcio del parque industrial, para llevar adelante más negociados. Para funcionar levantan el nivel de los terrenos más de un metro. A esto, sumamos que a unas seis cuadras pasa el tendido ferroviario. El barrio se convierte en un “pileton” de aguas servidas o pluviales que no encuentran desagote.

Nada ha “cambiado”

Todas las empresas multinacionales del polo son exceptuadas de la tasa municipal desde el gobierno del kirchnerista devenido a massita de Gustavo Bevilaqua.  La misma estaba destinada a la financiación del hospital municipal y su derogación fue votada por unanimidad por el Concejo Deliberante. Hoy, con gobierno del PRO, no ha “cambiado” nada, y lo que sí se aplica a rajatabla es el tarifazo buitre en casi todos los servicios. En el caso de Absa (Aguas Bonaerenes SA), quedó demostrado su carácter de ente recaudatorio en la provincia aplicando grandes aumentos por un servicio que es insuficiente y que se provee en pésimas condiciones. En el verano anterior, por la rotura de un caño maestro, todo Bahía se quedó sin agua. Sin embargo, la Ocaba (organismo de control) hizo la vista gorda, al igual que el municipio que meses después autorizó el aumento en la boleta.

Gay y Vidal son la continuidad de los gobiernos kirchneristas. Ambos se reunieron con el  CEO de Dow-Chemical, la planta más grande del polo. Luego anunciaron con bombos y platillos la obra del acueducto Río Colorado-Bahía Blanca que, sin dudas, no tiene el fin solucionar los problemas de abastecimiento a la ciudad, sino el de garantizar la expansión del polo petroquímico, que hoy consume el 25% del agua potable que proviene del dique Paso de las Piedras. Anuncio que había hecho el año pasado Daniel Scioli, en campaña.

Organicemos asambleas en todas las barriadas y discutamos un programa de salida independiente de los gobiernos que negocian con las diferentes empresas, golpeando nuestro bolsillo sin responder a las necesidades básicas de los trabajadores y vecinos.

Exigimos:

• Un informe público por parte del municipio y Absa sobre el estado del sistema hídrico, pluvial y cloacal en Villa Delfina y toda la ciudad.

• Basta de tarifazos y ajustes al bolsillo de los trabajadores. ¡Que se retrotraigan los aumentos a las tarifas desde enero! Apertura de los libros de Absa y de todas las empresas del polo para determinar el consumo exacto de agua de cada una, al igual que el control de sus efluentes.

• Designación de presupuesto para las obras públicas necesarias, financiado con tasas especiales a las empresas del PPBB, bajo control de una comisión de vecinos de Villa Delfina.

En esta nota:

Compartir