fbnoscript
1 de agosto de 2016

#CFKconNavarro: ¿del Frente Ciudadano a la alianza con Massa?

La entrevista de Cristina Kirchner con el periodista Roberto Navarro siguió los parámetros previstos. Con respuestas largas, más propias de un monólogo que de un reportaje, la ex presidenta repitió los ya conocidos clichés del kirchnerismo: afirmó que dejó un país desendeudado cuando en realidad bajo su gobierno la deuda pasó de U$s 125.000 millones a U$s 250.000 millones; dijo que combatió la precarización laboral siendo que tuvo a decenas de miles de empleados públicos precarizados, y más en general, un trabajo en negro del 35%; reivindicó su gestión industrializadora, omitiendo que su gestión primarizó más al país, especialmente en lo referido a las exportaciones agropecuarias; definió como exitosa su política previsional, a pesar de que el 75% de los jubilados cobra un haber mínimo de subsistencia y que la ANSES violó los fallos de la Corte, obligando a millones de personas a realizar demandas contra el Estado. 
 
En relación a las denuncias de corrupción contra ella y sus ex funcionarios, ensayó las mismas respuestas que ya había señalado en otras oportunidades. Según su posición, las coimas provienen de los empresarios, fingiendo ignorar que en realidad son el retorno de los sobreprecios pagados por su propio gobierno. Para deslindar responsabilidades, afirmó que deben investigarse a empresarios como Caputo o Calcaterra por su participación en la obra pública, lo que en realidad constituye una auto-acusación, pues significa que su gobierno se entrelazó con la patria contratista ligada al macrismo.
 
Hasta acá, sin embargo, nada nuevo. El dato llamativo no estuvo en lo que dijo sino en lo que no dijo. En ningún momento de su larga alocución se refirió al “Frente Ciudadano” que lanzó ella misma desde las puertas de los tribunales de Comodoro Py en abril pasado. El silencio sobre el punto no alcanza a disimular el fracaso político. Ocurrió simplemente que los destinarios del llamando directamente ignoraron el convite. Prefirieron buscar otros arreglos, algunos con Massa, otros volviendo al pejotismo tradicional, y algunos, incluso, ensayando un acercamiento al macrismo. Del 49% que el FpV obtuvo en octubre no quedó nada.
 
En reemplazo del abortado Frente Ciudadano, el periodista Roberto Navarro le preguntó sobre la reunión realizada entre Massa y Máximo Kirchner. Cristina Kirchner no negó la reunión y planteó que tampoco tenía límites con nadie, dejando la puerta abierta a acuerdos de todo tipo. Esto fue reforzado con su señalamiento de que no tiene disposición de encabezar la oposición, sino que pretende armar una nueva mayoría. Con independencia que Massa quiera o no una alianza con ella y La Cámpora, lo que importa rescatar acá es que éstos si quieren un frente con quienes están cogobernando con el macrismo.
 
La izquierda, el movimiento obrero combativo y la juventud deben tomar nota del fracaso del kirchnerismo para armar un frente opositor al macrismo y su rápido pasaje a la búsqueda de un acuerdo con los Massa y cia. La conclusión que emana de este dato insoslayable es reforzar la construcción del Frente de Izquierda como alternativa obrera y socialista para derrotar el ajuste capitalista de Macri y los gobernadores.
 

Compartir

Comentarios