fbnoscript
8 de septiembre de 2016 | #1427

Esteban Echeverría: la lucha por tierra y vivienda continúa

El jueves 31 de agosto, la policía de la provincia de Buenos Aires, junto a la Prefectura y la policía local con sede en Canning, desalojaron violentamente el asentamiento que mantenían 500 familias en los terrenos ubicados detrás del club San Marcos, en Esteban Echeverría.
 
Cinco delegados de la toma y yo fuimos arrestados durante el desalojo. Nos liberaron después de 12 horas de encierro. A Carlos “Puchi” (delegado) y a mí (que me encontraba allí como miembro del Polo Obrero, que apoya y organiza a los compañeros del asentamiento) nos detuvieron luego de acercarnos al jefe del operativo para pedirle la orden del desalojo del juez, dado que habían entrado al terreno sin previo aviso, quemando las casillas que con tanto esfuerzo construyeron las familias y destruyendo todo a su paso. A los otros cuatro compañeros los detuvieron mientras desarmaban sus casillas, sin mediar ningún tipo de resistencia por parte de los vecinos, quienes sólo querían retirar sus pertenencias sin sufrir más atropellos.
 
En la noche previa, ante las amenazas de desalojo, enviamos un comunicado a los medios haciendo responsable al intendente Fernando Gray (del FpV), a los Estados provincial y nacional y a la fiscalía de Monte Grande que ordenó el desalojo, por la integridad física de los vecinos del lugar, dado que allí se encontraban cientos de mujeres, niños y ancianos. El brutal desalojo no contempló ninguno de estos puntos. 
 
Las 30 hectáreas del predio fueron ocupadas hace cuatro meses. Esos terrenos llevaban 30 años deshabitados y se habían convertido en un foco de inseguridad en el barrio, por eso la totalidad de los vecinos de los barrios aledaños apoyó la toma.
 
Este es el segundo desalojo que sufren los compañeros en lo que va del año. El primero fue igual de brutal, con heridos de bala de goma y golpes de la policía. Unas semanas después de ese primer desalojo realizamos una enorme movilización al municipio de Esteban Echeverría, donde nos atendió el secretario de Tierra y Vivienda, de apellido Cañete, quien justificó el desalojo diciendo que “no esperen otra cosa si ocupan un lugar que no es propio” y no ofreció ninguna respuesta al problema de la falta de vivienda que sufren miles de familias del distrito. Con este nuevo desalojo, el municipio ratifica esta orientación. La Municipalidad envió topadoras para barrer con las casas de los habitantes. El negocio con las tierras y la especulación inmobiliaria es un pilar de gestión para el intendente Gray.
 
La movilización de los vecinos del lugar fue impresionante. Después de haber pasado la noche en vigilia aguantaron hasta bien entrada la noche, junto a la movilización de los compañeros del Polo Obrero y del Partido Obrero, hasta que liberaron al último compañero. La fiscal, que quería retenernos en la comisaría hasta la mañana siguiente, tuvo que ceder. Una vez que estuvimos todos afuera realizamos una pequeña reunión con los compañeros presentes en la que se acordaron nuevas medidas para seguir la lucha: el sábado por la tarde realizaremos una asamblea para discutir como reagruparnos y seguir peleando para poder lograr la tierra en la que cada compañero pueda construir un hogar para sí y para su familia. En este sentido, cobra vital importancia el proyecto de ley presentado por el diputado Guillermo Kane en la legislatura bonaerense, que contempla la expropiación y la urbanización de los terrenos. Junto a las medidas de organización de los vecinos vamos a discutir un plan de difusión del proyecto y un plan para pelear por su aprobación.
 
La respuesta de los gobiernos es la defensa del negocio con las tierras y la represión; la del Partido Obrero es la lucha y organización de los trabajadores por el acceso a la tierra y la vivienda.

Compartir

Comentarios