fbnoscript
23 de septiembre de 2016

Massa le dice no a Cristina

Massa acaba de decirle que no a Cristina Kirchner. De este modo rechazó la propuesta de una alianza electoral entre el Frente Renovador y el kirchnerismo en la provincia de Buenos Aires que la ex presidenta dejó traslucir en varias oportunidades. Para promover un acercamiento Cristina Kirchner se ocupó de hacer trascender a los medios de prensa los reproches que les hizo a los dirigentes y militantes kirchneristas que acusaban a Massa de “traidor”. Sacrificó a los ‘gurkas’ en las páginas de Clarín. En el peronismo la lealtad no es un principio recíproco.

El rechazo del ex intendente de Tigre estaba cantado. En las últimas semanas crecieron las versiones de que compartirá lista con Margarita Stolbizer, quien tiene como agenda exclusiva la denuncia de la corruptela kirchnerista en los medios de la ‘corpo’. A Stolbizer, el trabajo de denunciante serial le ha resultado redituable. Le permitió dejar atrás la derrota electoral del año pasado y ser requerida por Massa y el PRO para sus listas del 2017. Para Massa, que fue jefe de gabinete de los De Vido, José López y Schiavi, compartir lista con Stolbizer le otorga una carta de honestidad para que nadie meta las narices en su pasado y en el financiamiento de sus costosas campañas electorales. Stolbizer, consciente de estas necesidades, está dispuesta a blanquear a Massa a cambio de un cargo que asegure la reelección de su banca parlamentaria. 

Massa debió tomar nota también del reciente Mini Davos. Buena parte de los sectores capitalistas que busca representar fueron a la cumbre empresarial organizada por el gobierno y se delimitaron de las propuestas de prohibición de las importaciones que presentó bajo la forma de un proyecto de ley. La clase capitalista no quiere que medidas proteccionistas bloqueen el acceso a nuevo endeudamiento internacional. Massa también se borró de la audiencia pública por el aumento de las tarifas. No podía aparecer en la vereda de enfrente de la British Petroleum, socio en Cerro Dragón de los Bulgheroni, que han financiado la costosísima campaña electoral del Frente Renovador. 

Cristina Kirchner no puede desconocer esta caracterización de la situación política. Sabía, por lo tanto, que no había ninguna posibilidad de que prospere una alianza con Massa. Su propuesta debe entenderse como un mensaje a la clase capitalista de que ella no quiere sabotear el actual rumbo económico. Buscar un acuerdo con los que votaron el pacto con los fondos buitres y las demás leyes del macrismo, es una forma indirecta de sumar su apoyo a esas medidas y, de paso, evitar que se cierre el cerco judicial que pesa sobre su persona y su camarilla más cercana.

 

El fracaso de la alianza con el Frente Renovador no deja de ser un frente con Massa en grado de tentativa. Es una conclusión que debe tener en cuenta la izquierda, para terminar con todo seguidismo al kirchnerismo, y desarrollar una alternativa obrera y socialista.

 

Tambien te puede interesar:

La primavera cristinista es una Massa

Compartir

Comentarios