fbnoscript
30 de septiembre de 2016

El Cronista deschava a la CGT

Del paro sin fecha a la tregua por tiempo indeterminado.
Por Jacyn

“El Gobierno garantizó a CGT bono de fin de año y eximir Ganancias del aguinaldo”. Así, sucinto, el título de El Cronista (30/9) graficó la marcha a ninguna parte del mentado “paro sin fecha” de la CGT, tras la reunión con el gobierno. http://www.cronista.com/economiapolitica/El-Gobierno-garantizo-a-CGT-bono-de-fin-de-ano-y-eximir-Ganancias-del-aguinaldo-20160930-0050.html

Para continuar la farsa, la burocracia anunció que postergaría por diez días más una definición sobre la medida. Ahora, el gobierno deberá poner monto a su ofrecimiento.

Como se sabe, el gobierno no tiene previsto introducir cambios en Ganancias en el presupuesto del 2017, que seguirán pagando centenares de miles de trabajadores. La exención del gravamen sobre el aguinaldo es una gota en el océano de “gastos tributarios” que el oficialismo dispensó a los grupos capitalistas en materia de retenciones y alícuotas de ciertos productos durante este año y los que tiene previstos para el próximo.

En cuanto al bono de fin de año, algunas grandes patronales industriales dejaron correr que podrían acordar un pago por única vez de $4.000 (Clarín, 30/9), marcando una suerte de techo. En cualquier variante, ese pago no sumará a la hora de negociar la paritaria del año que viene ni revertirá la pérdida de casi 15% del poder adquisitivo del salario contra la inflación. Para los trabajadores estatales y jubilados hasta ahora no trascendió ninguna cifra. A modo de antecedente, a mediados de año, los jubilados recibieron una bonificación sobre la aplicación del IVA del orden de los $300.  

Como prenda de cambio, el gobierno comprometería a la burocracia a sumarse a la "Mesa de Diálogo para la Producción y el Trabajo" con la que apunta a vehiculizar la agenda de la burguesía. En ese ente tripartito, que reuniría a gobierno, sindicatos y empresarios, “(…) la administración macrista impulsará la discusión en torno a políticas para reactivar la producción, la competitividad y la creación de empleo, además de evaluar diversas iniciativas como la reforma al sistema de ART o el proyecto de empleo joven, entre otras medidas” (El Cronista, ídem).

“Ni vencedores ni vencidos”, deslizó uno de los burócratas que participó de la reunión (Clarín, ídem). La burocracia necesitaba un salvoconducto para liquidar la posibilidad de una medida de conjunto. El “mini” Foro de Davos, la decidida intervención de la Iglesia y el pronunciamiento de Massa contra el paro dieron la señal que no había plafón político en el seno de las fracciones políticas capitalistas para una huelga, aun si se tratara de una medida aislada y sin continuidad.

Esto ocurre en momentos en que las cifras oficiales reconocen una extendida miseria social –32% de pobreza– que abarca a una buena porción de los trabajadores asalariados. 

Las energías obreras desplegadas para enfrentar el ajuste –el parazo de docentes y estatales del 27, Bimbo, Ecotrans, ingenio El Tabacal, entre otros– deben encontrar un canal independiente de la burocracia y de los “movimientos sociales” cooptados por el clero.

 

Compartir

Comentarios