fbnoscript
13 de octubre de 2016

CFK en la Universidad de Quilmes

Una distinción que ningún estudiante debatió.
Por Cheni

La ex presidenta recibió de manos de los rectores Jorge Calzoni (Universidad de Avellaneda) y  Mario Lozano (Universidad de Quilmes) sendos diplomas Honoris Causa. Se trató de un acto político, al que asistió la primera plana del Frente para la Victoria de la zona sur y Daniel Scioli, entre otros.
El rector Mario Lozano presentó la moción sorpresivamente sobre tablas en el Consejo Superior, dejando fuera del debate a los estudiantes de la Universidad. Este es el método con el que la camarilla enquistada de la UNQui resuelve los destinos de la Universidad, como ocurrió cuando se eligió al nuevo director del Consejo Departamental de Sociales, en pleno paro docente y otra vez a espaldas de los estudiantes.
Entre los considerandos presentados por la gestión de la UNQui para justificar el otorgamiento de la distinción a la ex presidenta se encuentran las supuestas "labores" en materia de educación pública y los derechos humanos bajo su gestión. Habría que recordarle al rector que el gobierno kirchnerista mantuvo a rajatabla los lineamientos de la Ley de Educación Superior menemista y la CONEAU –que permite que el Banco Mundial regimente los planes de estudio en función de las necesidades del capital–, mantuvo la descentralización del sistema educativo y los salarios de miseria y jamás reglamentó el boleto educativo. En materia de derechos humanos, ni hablar: veinte muertos en protestas a manos de la policía o de las patotas sindicales paraoficialistas –como en los casos de Mariano Ferreyra y Darío Ávalos–, trabajadores condenados a prisión perpetua –petroleros de Las Heras–, un carapintada como Sergio Berni en la Secretaría de Seguridad y un genocida, César Milani, en el Ejército. El año pasado, estudiantes de la Universidad de Quilmes rechazamos el uso del presupuesto de la universidad para formar a los agentes de la Policía Comunal y de la Agencia Federal de Inteligencia. 

El PJ enquistado en las Universidades de Avellaneda, Jauretche y Unqui absolutamente alineado al ajuste de Macri, trae a Cristina Fernández de Kirchner para consolidar sus aspiraciones políticas distritales de cara a las elecciones 2017. Es sabido que Lozano reúne al Frente Ciudadano en su despacho y prepara su campaña en Quilmes. Mientras tanto, acuerda un presupuesto de miseria con Macri, vacía la UnQui restringiendo la cursada con un falso orden de mérito que encubre la falta de nombramientos docentes y le entrega la universidad al banco Santander Rio.

La comunidad educativa de la Universidad de Quilmes y de todo el país, enfrenta una embestida brutal de parte del gobierno de Macri (presupuesto de miseria, evaluaciones anti-educativas, etc). En mayo, mostramos nuestras reservas de lucha en la gran movilización por presupuesto, salario y boleto educativo, marcando un camino para enfrentar el ajuste. El de la organización y movilización independiente, propia de los trabajadores. En la UNQUi, tenemos una batalla inmediata, la de la Asamblea Universitaria del 26 de octubre, en donde Mario Lozano pretende pasarle el mandato a su vice rector, Villar, de la misma forma que resuelven los convenios con las fuerzas represivas, los planes de estudio, el manejo del presupuesto y el otorgamiento de distinciones Honoris Causa: de manera antidemocrática, marginando a la inmensa mayoría de la comunidad educativa.

La UJS se propone abrir un profundo proceso de debate sobre la democratización de la Universidad, donde los trabajadores y estudiantes manejen sus destinos y nos permita reorganizarla a partir de nuestros propios intereses y no los de las empresas, partidos patronales y sus camarillas. 

 

Compartir

Comentarios