fbnoscript
2 de noviembre de 2016

Pichetto xenófobo: a Biondini le gusta esto

El jefe del bloque de senadores de FpV se despachó en televisión contra los inmigrantes y la extrema derecha salió a apoyarlo.

Miguel Ángel Pichetto, presidente del bloque de Senadores del Frente para la Victoria, desarrolló su posición sobre la inmigración, en el programa “La Mirada” de Rolando Gravia.  

Decidido, incluso frente al " el riesgo que le pongan la etiqueta” (de facho), el senador dijo que la actual política migratoria es funcional al "ajuste social de Bolivia y (al) ajuste delictivo de Perú".

Según su elucubración, “las principales villas de están tomadas por peruanos; y la Argentina incorpora toda esta resaca". El problema de nuestro país frente a esta realidad sería que se responde con “la cultura igualitaria y en los medios de comunicación lo políticamente correcto".

Ante el escándalo desatado por esta catarata de declaraciones xenófobas, el senador consiguió el respaldo del neonazi Alejandro Biondini, que  salió presuroso a reivindicar las posiciones clásicas del fascismo, y ante la contundencia del senador, pudo incluso reivindicarse

 

Vale recordar, dos semanas atrás, Jorge Lanata, en su programa Periodismo Para Todos, acusó a los estudiantes extranjeros por la crisis presupuestaria de la UBA . Biondini también había manifestado su satisfacción, hace un par de meses, cuando los representantes de su grupo juvenil ingresaron a la Rosada invitados a una reunión de “juventudes políticas" por Pedro “Piter” Robledo, dirigente de la juventud del PRO y funcionario del actual gobierno.  

Pichetto ya contaba en su haber con la  propuesta de echar a los senegaleses porque “venden cosas truchas” y este año, en el marco de la comisión de Asuntos Constitucionales del Senado, se opuso a que la Argentina recibiera refugiados sirios (Clarín, 2/11).

El jefe del bloque de senadores oficialista durante los doce años de gobiernos K se suma a la ola chauvinista extendida a nivel mundial. "Tenemos que dejar de ser tontos, el mundo está cambiando, es un mundo que se cierra", dijo el aspirante a Donald Trump. Si lo sufrirán los refugiados que se ahogan en el Mediterráneo intentando llegar a Europa.

La discriminación, la xenofobia y el chauvinismo, de Hitler para abajo, son armas ideológicas de los capitalistas para dividir de forma artificial a los trabajadores en la lucha común que deben emprender contra la explotación. Nada más funcional al ajuste capitalista contra los trabajadores que echarles la culpa a los inmigrantes.

Lo del rionegrino no es una posición aislada. En 2014, cuando se discutía la reforma del Código Procesal Penal, el kirchnerismo, con el apoyo de Sergio Massa, propuso deportar a los inmigrantes que fueran encontrados delinquiendo in fraganti.

En la provincia de Pichetto, Rio Negro, la súperexplotación de trabajadores migrantes -internos y extranjeros- en la industria frutícola es generalizada. Los trabajadores golondrina cobran los peores salarios, sin garantías laborales y viven hacinados. Ahora que la crisis está fuertemente instalada en el gremio de la fruta, el senador agita la xenofobia.    

Rechazar la inmigración, como lo hace Pichetto, retrata un régimen en decadencia. Argentina es un país “despoblado”. Un país despoblado que rechaza inmigrantes significa que no puede generar riqueza, puestos de trabajo, desarrollar su industria. La inmigración fue parte constitutiva de la Argentina y de su Estado, que la promovió para reunir mano de obra cuando la necesitó.

El problema no son los inmigrantes sino la organización social que los Pichetto pretenden perpetuar.

Repudiamos los dichos de Pichetto y Biondini.

Abajo la xenofobia y la discriminación.

Por la Unidad Socialista de América Latina.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios