fbnoscript
7 de noviembre de 2016

La proclama xenófoba de Avruj, secretario de “derechos humanos”

Todo el arco político tradicional alineado en la discriminación de los inmigrantes

El dirigente neonazi Alejandro Biondini dijo, días pasados que, luego de las declaraciones xenófobas de Jorge Lanata y el senador kirchnerista Miguel Pichetto respecto de los inmigrantes, especialmente de los latinoamericanos, él se sentía “un moderado”, aunque apoyaba calurosamente las opiniones de ambos.

Bueno, para compararse, el “moderado” Biondini ahora puede añadir nada menos que al macrista secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj quien, en representación del gobierno nacional, se manifestó identificado con las opiniones del senador kirchnerista.

Avruj aclaró que el gobierno nacional –también incluye al radicalismo, que no se desmarcó de estas declaraciones y forma parte del Ejecutivo-, coincide con la preocupación de Pichetto por la falta de controles que hubo en los últimos años sobre la inmigración: “Hay gente –dijo- que entró al país con antecedentes no chequeados”.

Pero Pichetto fue más claro en sus manifestaciones xenofóbas: sin ningún tipo de rodeo dijo que “funcionamos como ajuste social de Bolivia y delictivo de Perú: las principales villas del país están tomadas por peruanos. La Argentina incorpora toda esta resaca".

El xenófobo Avruj se diferenció de esta frase de Pichetto: “por ahí, la palabra resaca habría que sacarla”, dijo con un descaro a toda prueba.   

Las declaraciones del ministro de “derechos humanos” no deben asombrar: el macrismo porteño se “quejaba” hace muy poco del uso de las instalaciones sanitarias de la Ciudad por parte de los "migrantes" del conurbano bonaerense.

Esta campaña fascistizante de la oposición y del gobierno macrista es característica en tiempo de crisis económica, para dividir de forma artificial a los trabajadores. 

Rechazar la inmigración retrata un régimen en decadencia. Argentina es un país “despoblado”. Un país despoblado que rechaza inmigrantes significa que no puede generar riqueza, puestos de trabajo, desarrollar su industria.

El problema no son los inmigrantes sino la organización social que estos políticos de la burguesía quieren perpetuar.

Repudiamos los dichos de Avruj y de Pichetto.

Abajo la xenofobia y la discriminación.

Tambien puede interesarte:

Para el gobierno cada vez son menos los desaparecidos, ahora dice que fueron 6348

Compartir

Comentarios