fbnoscript
22 de noviembre de 2016

Decretazo de Larreta contra docentes

La introducción de salario por mérito y el negocio permanente.

El gobierno de Rodríguez Larreta firmará un decreto para avanzar en la evaluación anti-educativa contra los docentes porteños. Se renovaría el puntaje que otorgan los cursos y carreras cada cinco años, teniendo que “revalidar” –léase evaluar– las “destrezas” que ha adquirido en los cursos ofrecidos en el mercado para poder obtener un cargo docente.

Los docentes de la ciudad de Buenos Aires, que han rechazado el reciente “operativo” “Aprender 2016” y que con un cargo simple no llegan a la canasta familiar, se enteraron por los diarios de una reforma en las condiciones laborales fijada en el estatuto del docente.

El fin de  introducir el salario por mérito y el negociado de los cursos pagos, orientados a la necesidad del capital. Se trata de un ataque en regla a las conquistas del Estatuto Docente, una modificación en las condiciones de acceso al cargo y una formidable plataforma de negocios para los cientos de institutos, incluso sindicatos burocráticos, que brindan cursos permanentes pagos.

Evaluaciones estandarizadas: un negocio redondo

Esta reforma está inscripta en la propia letra de la Ley Nacional de Educación del 2006, bajo el eufemismo de la formación permanente, que ya ha establecido toda una línea de cursos y capacitaciones de dudosa rigurosidad científica orientadas a las cambiantes necesidades del capital. La novedad en este sentido sería la introducción de habilidades socioemocionales, derivadas del discurso de las neurociencias que el gobierno PRO está metiendo en la educación. Un paso más en la adaptación de la escuela y del docente a la miseria social que la rodea.

Paralela a esta tendencia, se fue vaciando la formación en servicio gratuita dentro del horario de trabajo, que brindaba la escuela de capacitación dependiente del Ministerio de Educación. Sus contenidos y su planta docente se han flexibilizado y hasta cambiado de nombre histórico en función de esta perspectiva mercantilista.

La evaluación de las escuelas, estudiantes y docentes, para medir su rendimiento en términos de productividad forma parte del corazón de las reformas capitalistas en curso. Por eso cientos de estudiantes y docentes se levantan contra sus resultados en toda América Latina, incluso en los Estados Unidos, donde la devaluación de contenidos, la privatización y el vaciamiento ha provocado rebeliones educativas tras décadas de aplicación de estas medidas y de las evaluaciones estandarizadas. En Ciudad de Buenos Aires el sindicato docente Ademys ha sido el único que se ha opuesto a esta línea de ataque, junto con el conjunto de las seccionales combativas del Suteba y del resto de país. Llamamos a rechazar en las calles esta reforma de forma independiente, docentes y estudiantes, frente al pacto de las centrales sindicales con el gobierno, incluso la UTE- Ctera kirchnerista que ha dejado pasar todas las medidas del gobierno del PRO en la Ciudad.

 

Compartir

Comentarios