fbnoscript
22 de noviembre de 2016

Demagogia con el impuesto a las ganancias

El Frente de Izquierda reclama tratar urgentemente proyectos referidos a jubilaciones, ganancias y doble aguinaldo.

Un arco de fuerzas opositoras encabezadas por Sergio Massa plantea convocar el jueves a una sesión extraordinaria de Diputados para aprobar su proyecto de modificación del impuesto a las Ganancias. Ante la iniciativa, el gobierno anunció que enviará el propio para que sea analizado en el período de sesiones extraordinarias. En ambos casos, se trata de maniobras demagógicas, porque suponen que no habrá aprobación de ningún proyecto en el curso de este año.

A una semana de que finalicen las sesiones ordinarias del Parlamento, no hay posibilidad alguna de aprobar una ley modificatoria al impuesto a las Ganancias, un gravamen que los representantes de los partidos patronales (PRO, massismo y FpV) habían prometido eliminar o reducir sustancialmente cuando se trataba de hacer demagogia en el curso de la pasada campaña electoral y que, un año más tarde, retoman a sabiendas de que en el mejor de los casos su implementación demorará varios meses más.

El bloque del Frente de Izquierda-Partido Obrero, en cambio, presentó un proyecto propio a principios de año y lo expuso ante distintos sectores sindicales. Plantea terminar con el impuesto a las Ganancias sobre los salarios ya que, si el salario no es ganancia –como entiende hasta el último trabajador argentino–, hay que anular el impuesto sobre los sueldos de convenio y de carrera estatal, docente o judicial y sobre las jubilaciones.

“Esta semana exigimos sesión especial por Jubilados y por Ganancias”, señaló Néstor Pitrola, presidente del bloque de la izquierda. “Primero, los tres proyectos que ya tienen sanción en la Comisión Previsional: Aumento de Emergencia del 15% a todos los jubilados con piso en $6.000 para llevar la mínima hacia la canasta básica. Jubilación adelantada a los 60 años para desocupados. Jubilación Mínima para las Rentas Vitalicias. Segundo: tratamiento de todos los proyectos sobre ganancias, incluido el nuestro que fija el fin de la cuarta categoría en salarios de convenio y jubilaciones y un mínimo no imponible de $70.000 para ingresos de gerentes, ejecutivos empresariales, jueces y funcionarios. Tercero: doble aguinaldo para trabajadores y jubilados y aguinaldo a los planes sociales.”

Pitrola concluyó “Como lo dijimos en la última sesión: basta de dictadura en los temarios, siempre con sesiones especiales a la medida de quienes gobiernan para banqueros y grupos económicos. Los temas vitales de los trabajadores no pueden esperar.”

El proyecto del Frente de Izquierda

El proyecto del FIT-PO establece un mínimo no imponible de tres canastas familiares, hoy casi $70.000, para monotributistas, profesionales independientes y cargos gerenciales fuera de convenio. Y planteamos la actualización mensual por costo de vida y la actualización de la tabla impuesta por el ex ministro de Economía José Luis Machinea, en 1999, por la inflación acumulada desde entonces.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR "Proyecto de ley del bloque del Frente de Izquierda-Partido Obrero de abolición del impuesto al salario"

Entonces y no recién ahora, Pitrola planteó que el debate parlamentario debía ser “inmediato y acompañado de una campaña de deliberación y movilización en todos los sindicatos, para que no seamos estafados. El tema motivó tres paros nacionales, amerita un inmediato plan de lucha”,.

La demagogia de Massa

Sergio Massa presentó ayer un proyecto de incremento en el mínimo no imponible a $48.000 mensuales de sueldo bruto para casados con dos hijos, porque –dijo- "no hay más tiempo que perder: la gente no puede esperar", a pesar de que el massismo tuvo todo el año para presentarlo, pero lo hace cuando resulta prácticamente imposible que pueda ser tratado este año por las dos cámaras del Congreso.

“La gente no puede esperar”, dice Massa, pero viene de apoyar el presupuesto presentado por Macri y acompañó al Ejecutivo a lo largo del año siempre que el macrismo lo necesitó (pago a los fondos buitre, etc).

En cuanto al proyecto, como la cifra planteada por Massa se aplicará a los ingresos del 2017, serían alcanzados todos aquellos asalariados que, actualmente, tengan un ingreso mensual promedio (incluido el aguinaldo y horas extras) de $37.500 en mano (si es que el año próximo los salarios tienen un aumento paritario promedio del 20 por ciento).

Esto supone que amplios sectores de trabajadores (camioneros, siderurgia, petroleros, gráficos, entre otros, además de una mayoría de los que habitan en la Patagonia) seguirían alcanzados por el tributo a las Ganancias, aunque modifique las escalas.

Por su parte, desde el gobierno apuntan a enviar a sesiones extraordinarias un proyecto que establecería –según trascendió por distintos medios– un mínimo no imponible de algo más de $29.000, también para una pareja con dos hijos, al aplicarle un aumento del 17% (la inflación estimada por el gobierno para el 2017) al valor actual de $25.000. En ese caso, un acuerdo paritario por encima de esa meta inflacionaria –y sin recuperar el retroceso impuesto este año– significaría que todos los trabajadores que tributaron este año seguirán haciéndolo y que además sumen nuevos sectores. Esto porque el impuesto se calcula sobre los ingresos anuales y una franja de asalariados no fue alcanzada en el 2016 porque sus salarios eran sustancialmente más bajos a principios de año y en el 2017 se computarán los salarios de diciembre más los aumentos de paritarias. Una estafa.

Basta de maniobras. Eliminar el impuesto a los salarios y todos los impuestos al consumo. Impuestos al gran capital y a las transacciones financieras.

Que la crisis la paguen los capitalistas.

 

Compartir

No cars.

Comentarios