fbnoscript
14 de diciembre de 2016

Investigadores y becarios ocupan la sede del Conicet contra el ajuste en Ciencia

Quinientos manifestantes tomaron el hall de la sede del organismo.
La sede del Conicet ubicada en el Polo Científico de Palermo fue ocupada por más de quinientos manifestantes luego de que el directorio del organismo diera respuesta negativa a todos los reclamos que se le habían presentado.
 
“Una representación de Jóvenes Científicos Precarizados tuvimos una reunión con el directorio del Conicet, que estaba reunido para aprobar su política de despidos y ajuste y sólo recibimos una negativa absoluta a todos nuestros reclamos”, dice Lucía Maffey a Prensa Obrera. “No quieren efectivizar más ingresos de becarios y reconocen que hay cuatrocientos despidos. Frente a esa situación, decidimos ocupar el piso 11 del edificio en espera a una respuesta a nuestros reclamos: la efectivización de todos los compañeros que son recomendados para ingresar al Conicet, una política de inserción para los compañeros que quedan fuera de la convocatoria y el bono de aguinaldo para los becarios de investigación”, explica Maffey. La medida forma parte de una jornada de lucha que se inició a las once de la mañana con el corte de calle en la intersección de la avenida Santa Fe y Godoy Cruz.  
 
Luego del corte, los manifestantes se habían movilizado hacia la sede del Conicet en el Polo Científico para reclamar el ingreso de todos los becarios y contra el ajuste gubernamental en el organismo. “Reclamamos que cese el ajuste y el recorte presupuestario en el CONICET”, declaró Julián Asiner, presidente de la FUBA. Además de la organización estudiantil, participaron los sindicatos AGD-UBA y Conadu Histórica, además de la agrupación Jóvenes Científicos Precarizados. “En medio de la incertidumbre, no publican el listado de los becarios que ingresan a la carrera científica el próximo año. Se dice que ingresarían sólo 385 becarios, esto implica que muchos científicos que venían trabajando sus proyectos en el Conicet deberán discontinuarlos. Se trata de una política de despidos encubiertos.
 
Este es un ajuste en el campo de la ciencia promovido por quienes estuvieron durante el kirchnerismo y que hoy rinden cuentas a Macri”. El actual ministro de Ciencia y Tecnología es Lino Barañao, que también fuera ministro en el mismo área durante el gobierno de Cristina Fernández. “Quienes formaban parte de la gestión con el gobierno anterior dicen que había ‘demasiado becarios’. Se trata de una impostura: estamos en un país atrasado, necesitamos más científicos, no menos. No aceptamos el recorte que plantea el gobierno”, explicó Asiner. Los manifestantes señalaron que se quedarían ocupando el edificio hasta obtener respuesta a sus reclamos. 
 
 

 

Compartir

Comentarios