fbnoscript
7 de diciembre de 2011 | #1206

Crecen los subsidios a la banca y a los inversores en deuda pública

Los bancos e inversores en bonos tienen, gracias al Indec, ganancias fabulosas, que superan cualquier inversión. Están garantizadas por los “dibujos” de las cifras de crecimiento que divulga la oficina de estadísticas que maneja Guillermo Moreno.
 
A mediados de diciembre el gobierno pagará a los tenedores de un bono llamado “cupón del PBI” 2.487 millones de dólares. Este será uno de los mayores desembolsos que realizará el gobierno en lo que va del año. La necesidad de contar con esos fondos explica el furioso empeño del gobierno para frenar la compra minorista de dólares: es para entregarlos a los bonistas.
 
Los “cupones” pagan una renta anual según el crecimiento del PBI. Al subestimar el índice de precios, Guillermo Moreno reduce el valor monetario del PBI, pero lo infla en términos de valor agregado material. Esto da el “crecimiento a tasas chinas” que abulta el pago del cupón. El “dibujo” ha significado un pago adicional de más de 3.190 millones de dólares adicionales, según un estudio (La Nación, 5/12).
 
Los “cupones del PBI” se pagan una vez al año si la expansión de la economía supera el 3,26% anual. Como Moreno “retoca” el crecimiento en 1 ó 2 puntos adicionales, los tenedores de este bono cobran con rentas con un “subsidio” del gobierno.
 
Una fundación dirigida “por Martín Lousteau, ex ministro de Economía de Cristina Kirchner, estimó con datos propios que, debido a la manipulación del índice de precios oficial -que se usa para calcular el crecimiento-, el PBI elaborado por el Indec entre 2008 y 2011 muestra una sobreestimación que impacta en lo que el gobierno paga por los cupones. De allí surge la diferencia que pagará el Estado: 3.190 millones de dólares” (ídem).
 
Las ganancias “aseguradas” han llevado a una demanda masiva de los “cupones”, que iguala a todo el volumen negociado en la bolsa de comercio. En el año la versión en dólares ha crecido 35%.
 
“Lo sorprendente es que aun en caso de que la empresa (es decir, el gobierno) gane menos, los tenedores del cupón PBI cobran más y más cada año... (que supere) el piso del 3,2%” (Ámbito Financiero, 29/8).
 
“Hasta los perros lo tienen; nosotros lo recomendamos enfáticamente”, estimó Eduardo Blasco, director de Maxinver, que agregó que el cupón atado al PBI es un instrumento que tiene un “alto grado de recuperación [de lo invertido] en muy poco tiempo” (La Nación, 5/12).
 
Otra “vedette” de las inversiones es el bono Badlar, que paga cupones de acuerdo a las tasas de interés. Tasas que, ante el cepo cambiario, se han disparado hasta superar el 20% anual. ¡El Bonar tiene un rendimiento del 28%!, y paga intereses según las tasas que se pagan a los grandes inversores (tasa Badlar).
 
Este festival de fabulosos rendimientos explica las ganancias que han tenido los bancos durante el kirchnerismo. Los bancos aumentaron sus ganancias el 23% en los primeros nueve meses de 2011, hasta totalizar “utilidades combinadas de 9.531 millones de pesos (2.240 millones de dólares” (www.bnamericas.com, 24/11).
 
Como vemos los subsidios a la banca se mueven a todo vapor, mientras el gobierno fortalece el garrotazo del tarifazo más brutal desde 2002.

En esta nota:

Compartir

Comentarios