fbnoscript
9 de diciembre de 2004 | #880

Buenos Aires

Docentes y estatales paran la provincia

El Estado de Solá está virtualmente parado desde la semana pasada por los paros de 48 horas de docentes y estatales, situación que se extiende durante casi toda la segunda semana de diciembre, con otras jornadas de 48 horas de huelga el 6 y el 7 de diciembre.
 
El reclamo es por los 250 pesos de aumento de emergencia al básico y 800 pesos de mínimo (para el cargo testigo), por la derogación de todas la leyes privatistas de la educación y por poner un freno a los avances de Solá y Oporto para flexibilizar y precarizar el trabajo docente. La mayoría de los trabajadores de la Provincia estamos en huelga.
Es un fin de año de derrota para el gobierno y para la burocracia de Suteba-FEB.
 
El planteo del gobierno consistía en otorgar una garantía salarial de 600 pesos en mano para quienes tuvieran un cargo, es decir, cero aumento para los que percibieran salarios superiores a esa suma. Se trata de un salario de pobreza achatado hacia abajo. Además, Oporto anunció el objetivo del gobierno de imponer la jornada extensa en todas las escuelas, comenzando con todo el tercer ciclo para marzo de 2005, lo que quiere decir que este salario de pobreza viene con una extensión de dos horas de la jornada laboral debajo del brazo y la eliminación del segundo cargo.
 
Los Sutebas opositores
 
Un aspecto clave en el impulso de esta lucha es la convocatoria de los Sutebas de oposición a su propio plan de acción, desde el 2 de octubre pasado, que obligó a la burocracia a “radicalizarse”.
 
En ese camino, los Sutebas opositores realizaron el pasado 2 de diciembre una movilización hacia la Casa de la Provincia de Buenos Aires, en la Capital, en medio del paro “dominguero” del Suteba, para luego marchar por la ciudad hasta el edificio telefónico de Corrientes y Maipú, en solidaridad con la lucha de los telefónicos, lo que tuvo una enorme repercusión. Ese mismo día, el Suteba opositor de La Plata y las comisiones internas combativas de ATE La Plata tomaron la Dirección General de Escuelas, en aquella ciudad.
 
En docentes y en estatales se va consolidando una nueva dirección combativa de las luchas.
 
Justamente, 24 horas después de esa jornada, copada por los sectores antiburocráticos, el secretario general del Suteba se vio obligado a anunciar la convocatoria a las 48 horas de paro de la segunda semana de diciembre.
 
¿La CGT y la CTA?
 
Con los telefónicos, los subtes, los docentes, los judiciales, los ferroviarios, los estatales y hasta los camioneros (que amenazan dejar de recolectar la basura en la provincia de Buenos Aires) en huelga, ni la CGT de Moyano ni la CTA de De Gennaro han dispuesto convocar un paro nacional en apoyo a las luchas en curso.
 
En esto de aislar las luchas está claro que hay “una sola CGT”.
 
Pero el extremo de esta política de aislamiento de los trabajadores lo tiene la Ctera de Yasky. El ministro de Educación, Daniel Filmus, resaltó que la Ctera hace ya dos años que no realiza un solo paro.

Compartir

Comentarios