fbnoscript
26 de enero de 2017 | #1445

Santa Fe: Son todos inundadores

La crisis por las inundaciones en Santa Fe se transformó, sin miramientos, en una crisis política del gobierno del Frente Progresista e involucra al conjunto de los partidos políticos de Estado. Por estas horas, el gobernador Miguel Lifschitz, radicales, macristas y el PJ “se tiran con todo” para intentar evadir las responsabilidades por esta verdadera catástrofe social a la que someten a pueblos y ciudades enteras de Santa Fe.

Lifschitz echó al secretario de Asuntos Hídricos de Santa Fe, Roberto Porta (un “radical PRO”), y en señal de “protesta” por esa decisión del gobernador, renunció Luis Lombar, subsecretario del área. Los mismos participantes de la crisis aseguran que la salida de funcionarios va a seguir, por lo que, con las inundaciones como excusa, se está operando la huida de la UCR del frente “progresista”. Los radicales, integrantes con el PS del mismo gobierno provincial, increíblemente dicen que el PS dejó correr el monocultivo de soja -el corazón del modelo productivo actual- durante todos estos años, como si ellos no formaran parte del mismo gobierno. Las intendencias del PJ de ciudades inundadas recién ahora se acuerdan de reclamar las obras hídricas correspondientes.
 
Lo cierto es que todos tienen razón y al mismo tiempo todos son inundadores. Las inundaciones en Santa Fe son la consecuencia de una década y media de fuerte sojización del territorio, que se sirvió del Estado provincial y de los Estados municipales para garantizar sus extraordinarias ganancias.
 
Las obras hídricas para la población no las hicieron. Los presupuestos estuvieron orientados a las obras reclamadas por el capital agroexportador para optimizar sus ganancias en referencia a los costos por el traslado de la producción a los puertos y a la misma exportación. Las agroexportadoras no pagan ingresos brutos en la provincia. Estos presupuestos provinciales fueron votados todos los años sistemáticamente por el Frente Progresista, el PJ -comandando el Senado provincial- y el PRO.
 
Como el marco legal no es suficiente para estos grupos capitalistas del agro, hay cientos de canales clandestinos armados por los productores que drenan el agua hacia los pueblos y ciudades aledañas de territorios más bajos. No solo el gobierno provincial sino todos los intendentes del PS, radicales, del PJ y el PRO saben hace años hasta donde se ubican exactamente estos canales en los pueblos y ciudades que gobiernan. Su responsabilidad es total.
 
El rescate a los inundadores
 
Aunque todos los bloques políticos buscan escapar de las responsabilidades atacándose unos a otros, todos cierran filas en rescatar las ganancias del capital agrario tras la inundación. Sucesivas reuniones entre el gobierno provincial y el macrismo fueron arrimando las propuestas para cerrar distintas líneas crediticias, subsidios, obras pendientes, etc para el capital agrario.
 
En cambio, para los miles de trabajadores que perdieron todas sus posesiones, anuncian colchones y una mínima ayuda sanitaria. Defenderán los intereses del capital hasta las últimas consecuencias y sin importar lo escandaloso que esto resulte.
 
En ciudades como Arroyo Seco, duramente afectada, se están eligiendo delegados por barrio para tratar con los funcionarios. También han habido distintos piquetes y cortes de ruta. Desde Amsafe Rosario se está organizando la solidaridad inmediata con los trabajadores de la ciudad.
 
Planteamos el empadronamiento provincial de todos los damnificados, la oganización en asambleas barriales, elección de delegados y el resarcimiento total a los trabajadores de acuerdo a lo perdido.
 
Se deben establecer las responsabilidades de los funcionarios comenzando por el gobernador Lifschitz, de esta inundación evitable. La última inundación en Santa Fe sentenció al entonces gobernador Carlos Reutemann frente a una parte importante de los trabajadores de la provincia.
 
Esta crisis se produce en el marco del completo ocaso del gobierno ‘progresista’ de Santa Fe. Saquemos las conclusiones y opongamos una alternativa política de los trabajadores frente a todos los inundadores.

Compartir

Comentarios