fbnoscript
30 de enero de 2017

Vaca Muerta: año y medio en caída, a pesar de los subsidios

Los indicadores de actividad hidrocarburífera en los yacimientos de la provincia, incluidos los No Convencionales, muestran una disminución desde mediados del 2015. Excepto algún área, la cantidad de pozos, así como los metros perforados y la producción, muestran un retroceso que arranca aproximadamente en forma general en junio de 2015.
 
Esta caída incluye un período de un alto nivel de subsidio (entre 20 y más de 30 dólares por barril según la época). 
 
Para el petróleo, con un precio interno del barril a U$S 77 a inicios del 2015, el subsidio rondaba los U$S 32/barril. 
 
Ni este fabuloso subsidio impidió que a mediados de ese año comenzara la caída de la actividad.
 
Con el gas pasó lo mismo: los "estímulos fiscales" fijaron un precio de U$S 7,5 a partir de enero de 2013, para toda producción que se incorporara como nueva. Pero eso apenas se reflejó en un leve repunte de la producción gasífera. Es que con un precio de importación muy superior al interno, el gas se importaba (un gran negocio para Repsol en su momento), pero cuando el precio del gas de importación se derrumbó, las petroleras del "tigh gas" en Vaca Muerta, no consideraban que estaban dadas las condiciones para aumentar su producción a un valor asegurado por el Estado en boca de pozo, que llegó a cuadriplicar el precio de importación. 
 
La cantidad de pozos perforados por año muestra el mismo esquema. En 2010 se llegó a 231 y ascendieron a 549 pozos en el 2014. Pero en el 2015 cayeron a poco más de 350 pozos (un derrumbe del 35% de un año a otro). 
 
A tal punto, que el sector hidrocarburífero, que supo representar el 70% del Producto Bruto Geográfico (PBG) de la provincia, cayó al 36% en 2013 y menos luego.
 
En el primer semestre de 2015 se perdieron dos mil puestos de trabajo en el sector privado, iniciando el despido por goteo que ahora irrumpe como un tsunami.
 
Ahora, el gas
 
Con el precio del WTI deprimido, por lo menos por un período hacia adelante, y la paulatina eliminación del subsidio al "barril criollo", ahora las petroleras de Vaca Muerta * se interesan por quedarse con el subsidio del "BTU criollo" del gas. Aunque todo indica que este subsidio irá disminuyendo a partir del año 2018.
 
Pero aún así condicionan toda inversión, planteando la reducción de lo que llaman "costo laboral". 
 
Es aquí donde la burocracia sindical juega su papel clave, dejando pasar los despidos abiertos y los encubiertos.
 
Ahora ha dejado a más de 2000 obreros petroleros en la calle, pero eso no es todo.
 
Está el otro aspecto en la baja del "costo laboral": el aumento de la productividad por obrero a través de la superflexibilización laboral. Un objetivo anhelado por el capital en su conjunto.
 
Por ejemplo, YPF retiró de los yacimientos 33 equipos. El tema no es cuántos equipos vuelve a los yacimientos, sino qué dotación de obreros tendrá cada equipo.
 
Por eso Pereyra dice: "Queremos que se firmen las inversiones en un documento para saber qué cantidad de equipos se van a subir". No habla de qué cantidad de obreros.
 
Pero donde antes había 22 "viejitos" o más por equipo, ahora habrá casi la mitad. Hoy los obreros de Halliburton que quedaron sin ser despedidos, tienen jornadas laborales que superan las 15 horas diarias. Y hoy Schlumberger opera con una parte del personal "suspendido" o en vacaciones forzadas.
 
Te puede interesar:
 
 
 
(*)  El término Vaca Muerta se ha generalizado como sinónimo de explotación No Convencional de hidrocarburos. Y en ese sentido lo usamos, pero no todo lo No Convencional se extrae de la formación Vaca Muerta. Mucha producción No Convencional proviene de otras formaciones geológicas.
 
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios