fbnoscript
30 de marzo de 2017 | #1452

XXIV Congreso del Partido Obrero

La Conferencia del PO en Neuquén

La Conferencia provincial de PO neuquino trazó un plan de intervención política, partiendo de la caracterización de la situación política nacional y provincial.
 
Se caracterizó a la huelga docente como un elemento clave de la situación política. Aten, el sindicato de trabajadores de la educación de Neuquén, mantiene un paro ininterrumpido desde hace semanas y muy probablemente se prolongue al 6 de abril, coincidiendo con el paro nacional convocado por la CGT. El 4 de este mes, cuando se cumple el décimo aniversario del asesinato de Carlos Fuentealba, los docentes protagonizarán una movilización de masas en la provincia.
 
El reclamo salarial de los trabajadores de la educación, que también empalma con el de los enfermeros y judiciales neuquinos, choca de lleno con el plan de ajuste del gobierno del MPN. Es que el gobierno pretende sortear la crisis fiscal cerrando paritarias a la baja, flexibilizando los convenios colectivos de trabajo del ámbito estatal, desfinanciando la salud, la educación, el Instituto de Seguridad Social de Neuquén e impulsando su ‘armonización’ con la Anses. Derrotar la huelga tiene, para el gobierno de Gutiérrez, una importancia mayor que la meramente económica. Se trata de la fracción más combativa de los trabajadores de la provincia.
 
La conferencia del PO neuquino votó darle impulso a una campaña de apoyo a la huelga docente, realizando mesazos y radios abiertas en los principales distritos de la provincia, convocando a la población y a los trabajadores en general a apoyar esta lucha. La UJS, por su lado, se vuelca a organizar el apoyo masivo del movimiento secundario a la lucha de los trabajadores de la educación.
 
Crisis industrial
 
Junto a la crisis del fisco provincial, Neuquén se encuentra golpeada por un agudo proceso de desindustrialización. Las promesas de inversiones que Techint anunció que realizaría en Vaca Muerta, de concretarse, no lograrían equiparar lo que la actividad cayó en los últimos dos años. El secretario general del sindicato petrolero, Guillermo Pereyra, aprovechó la ocasión para anunciar que se generarán mil puestos de trabajo. Omitió decir que, en los últimos años, se perdieron más de 3 mil.
 
La salida capitalista al parate petrolero tuvo como base la precarización laboral y el subsidio al precio del gas en boca de pozo, la base del tarifazo. Fue la ‘salida’ que los monopolios petroleros dictaron y que el presidente Macri, el gobernador Gutiérrez y la dirección sindical ejecutaron. Un eventual crecimiento de la contratación de mano de obra, se realizará sobre la base de salarios y condiciones laborales muy inferiores a las del pasado, gracias a la adenda flexibilizadora del convenio colectivo de trabajo.
 
De todas formas, la llegada de las inversiones aún está por verse. Un sector de las patronales petroleras reclama bajar aún más los costos, siempre a costa de los trabajadores.
 
La conferencia del PO resolvió la realización de actos en las localidades petroleras de la provincia, para rechazar la adenda flexibilizadora del convenio colectivo petrolero, rechazar los tarifazos, reclamar la apertura de los libros contables de las empresas de producción y distribución de energía y plantear la nacionalización sin pago de la industria hidrocarburífera bajo control obrero, como parte de un plan económico y político de los trabajadores.
 
El proceso de desindustrialización que se opera en la provincia está siendo resistido por los trabajadores. Las obreras textiles desde hace dos meses ocupan la fábrica y hace tres semanas hacen lo mismo los obreros del Grupo MAS Energía. En este cuadro, la Conferencia no sólo discutió el apoyo a estos procesos y una campaña por la estatización de las empresas cerradas por las patronales, también planteó la importancia de que el PO neuquino se vuelque a la organización de los desocupados, poniendo en pie al Polo Obrero de Neuquén.
 
Campaña política
 
Finalmente, la conferencia votó una campaña política por congresos de trabajadores y la izquierda, para erigir al FIT y al movimiento obrero combativo en alternativa política a la coalición del ajuste. Este planteo va en un sentido contrario a la política divisionista del PTS, que tendrá en Neuquén una partida difícil.
Pues podría redundar en la no presentación del FIT en las elecciones de la capital neuquina, ya que en las municipales no hay internas obligatorias.
 
Nuestro planteo apunta a reforzar al FIT como canal de expresión política independiente de los trabajadores, para concentrar las energías en la lucha contra los partidos capitalistas. 
 
Manos a la obra.
 
 
Tambien te puede interesar:
 
 
 
 
 
 
 

 

Compartir

Comentarios