fbnoscript
30 de mayo de 2017

Salta: el intendente Saénz fuerza los números y la ley para sostener a contratista

Avanzan las denuncias del PO contra el intendente y la empresa de residuos urbanos
Producto de una lucha de años de los concejales del PO, se dieron a conocer los resultados preliminares de la auditoría ambiental impulsada por nuestro bloque en 2014 a Agrotécnica Fueguina. La empresa, encargada de la recolección y tratamiento de los residuos domésticos, no pudo ocultar sus terribles fallas y nuestras denuncias fueron corroboradas. Mientras tanto, el intendente massista Gustavo Sáenz intenta reforzar el operativo salvataje, sin poder sortear los choques internos y el repudio creciente de la población.
 
El bloque de concejales del Partido Obrero por la ciudad de Salta, que en 2016 denunció penalmente a Fueguina y al gobierno por contaminación, ha realizado ahora una ampliación en la Justicia en base a los últimos escandalosos hechos.
 
En primer lugar, se conocieron los resultados preliminares de la auditoría ambiental a la empresa, corroborando la denuncia del PO: los lixiviados no tienen tratamiento y penetran hasta las napas freáticas y el río Arenales. Esto obligó al fiscal a cargo a una inspección ocular en el relleno sanitario, junto con el Cuerpo de Investigadores Fiscales (CIF). También fueron al lugar, a “investigar”, los mismos concejales del PJ y Sáenz que durante 3 años hicieron lo imposible por bloquear nuestra auditoría. Una clara maniobra de demarcación frente al peso de los hechos.
 
Por otro lado, los informes presentados este año por la municipalidad vuelven a dar cuenta de la ausencia de un tratamiento de los residuos sólidos urbanos, a pesar de que el municipio ha actualizado el monto a 37 millones de pesos mensuales ¡retroactivo a 2016!
 
Además, se corroboró que el gas metano producido por la descomposición de los residuos orgánicos se ventea a la atmósfera y no son quemados, como lo exige el contrato, a pesar de que cuentan con la infraestructura para hacerlo.
 
A estos elementos, el bloque ha sumado una tesis doctoral de la Universidad Nacional de Salta, que da cuenta de la presencia de metales pesados en el río Arenales, muy probablemente provenientes de las pilas enterradas en el relleno sanitario.
 
Sáenz a fondo con la contratista parásita
 
La intendencia ha salido a sostener a la contratista más parásita del municipio. El Secretario de Ambiente, en un acto de cinismo, afirmó a los medios que no encontraron pruebas de incumplimientos contractuales causales de multas, cuando él mismo pudo ver las piletas de lixiviado no tratado. El mismo intendente ha planteado que “si se corrobora la contaminación” rescindiría el contrato ¡Como si todas las pruebas reunidas por el bloque del PO no bastaran! En el colmo del ridículo, una municipalidad que debería ser la primera en controlar a la prestadora, deshecha sin argumentos las pesadas denuncias en su contra. Pero además, el derecho ambiental es preventivo, lo que implica que el municipio, incluso sin pruebas fehacientes, ya debería haber abierto una investigación.
 
Lejos de esto, Sáenz le renovó el contrato hace unos meses. Ahora le ha firmado un decreto por el cual se compromete a invertir 24 millones de pesos en la construcción de una nueva trinchera para arrojar residuos –las otras tres están colapsadas muy por encima de la norma. El decreto no ha sido publicado en el Boletín Oficial (tampoco la renovación ni las actualizaciones hasta mucho tiempo después) y ha salido a la luz ante una objeción del Tribunal de Cuentas, quien solicitó al Ejecutivo que justifique el gasto, ya que por contrato la inversión le corresponde a la empresa. Agrotécnica es insostenible y el régimen ha empezado a crujir frente al avance de nuestra denuncia.
 
Una salida para defender el interés popular
 
Esta política contrasta con las necesidades de la población. Sáenz ha anulado la ejecución de obras en los barrios, por un valor de 14 millones de pesos, al tiempo que desembolsa mucho más para la contratista parásita. Varios de los barrios más golpeados por el ajuste han emprendido la tarea de organizarse para luchar por sus urgentes necesidades junto al PO.
 
De lo dicho se desprende la necesidad de rescindir el contrato a la empresa y recuperar el servicio esencial de higiene urbana bajo control de sus trabajadores y los vecinos. Sólo así se podrá avanzar en un verdadero plan de tratamiento de los residuos y cortar la sangría económica del municipio.
 
Los intereses que Sáenz defiende son incompatibles con el ambiente, la economía y la salud de la población.
 
¡Ningún ajuste en la obra pública para mantener parásitos! ¡Rescisión inmediata del contrato de Agrotécnica Fueguina!

Compartir

Comentarios