fbnoscript
6 de junio de 2017

La desocupación en la Ciudad roza el 10%

Datos oficiales de la Dirección de Estadística y Censo porteña.
A pocos días de que el INDEC anuncie el índice de desempleo para todo el país (el 14), un informe de la Dirección de Estadísticas del gobierno porteño arroja un aumento de la desocupación en la Ciudad de Buenos Aires.
 
De acuerdo al relevamiento, en el primer trimestre de 2017 la desocupación asciende al 9,4% de la población activa (un aumento del 0,8% interanual), es decir poco más de 160 mil personas. A su vez, un 8,1% de la población se encuentra subocupada. Y casi el 25% de los trabajadores se encuentra en la informalidad.
 
En el periodo se produjo un crecimiento de la tasa de actividad que impacta en la cifra de desempleo. Según analiza Página 12, "la caída del poder adquisitivo de los salarios forzó a que más integrantes de las familias intenten conseguir activamente empleo, aunque no lo consigan” (6/6).
 
Lo otro que arroja el relevamiento es una disparidad entre sectores. En las mujeres el desempleo trepa al 11,6% (contra 7,4% entre los hombres) y en los barrios del sur al 14,3% (contra un 6,5% de la zona norte y un 8,5% de la zona centro).
 
La reciente Expo-empleo de la Rural, con 175 mil jóvenes buscando trabajo, ilustró una realidad signada por la falta de trabajo (apenas se ofrecieron allí 10 mil plazas) y la precarización laboral. Los bajos salarios sumergen a la vez en la pobreza a una franja creciente de trabajadores ocupados.
 
Ante la divulgación de las cifras del desempleo en la Ciudad, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, prometió una "recuperación inminente" sobre la base de un presunto aumento de la construcción desde el verano, la enésima promesa después de los “brotes verdes”, el “segundo semestre” y la “pobreza cero”. Es un hecho que el gobierno prepara un ajustazo mayor para después de las elecciones de octubre, lo cual hace prever un agravamiento de las penurias populares.
 
Empobrecimiento
 
Las cifras sobre el aumento del desempleo en la Ciudad se añaden a un largo derrotero de indicadores negativos para las masas. Ayer nomás, un informe del Observatorio Social de la UCA difundido por el diario La Nación estimó que en un 15% de los hogares argentinos se padece hambre y que 8 millones de personas revisten en la categoría de pobreza estructural, o sea que no tienen acceso a servicios claves (vivienda, salud, educación, servicios básicos) desde hace por lo menos quince años (lo que, de paso, grafica la situación de pobreza que el kirchnerismo pretendió ocultar).
 
Poco antes, se supo –también por la UCA- que la devaluación macrista y la inflación sumieron a un millón y medio de personas en la pobreza entre 2015 y 2016 (totalizando un 32,9% de la población) y a 600 mil más en la indigencia (alcanzando un 6,9%).
 
Esta situación es el resultado directo de una política de beneficios al capital.
 
Frente a la pobreza y el desempleo, luchemos por la prohibición de los despidos, reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario, estatización de toda empresa que cierre y su funcionamiento bajo control obrero, trabajo para todos los beneficiarios de los planes sociales, salario igual al costo de la canasta familiar.

Compartir

Comentarios